MORELIA, Mich., 16 de febrero de 2016.- La pila no parece agotárseles a los miles de peregrinos que esperan expectantes ver al Papa.

A veces sentados, de pie y otros dormitando en el piso, esperan a Francisco I.

De a ratos le brindan porras al Papa, los más fervientes católicos sacan sus rosarios, se emocionan, levantan sus banderas y oran.

El espíritu de la festividad los alimenta, claman la presencia del Papa latinoamericano.

Al filo de las 12:00 horas se escuchó el arribo de automóviles, la multitud taciturna de la Plaza Melchor Ocampo salió emocionada al encuentro, esperando ver al jerarca. Todo resultó en falsa alarma.

Al cabo de un rato nuevamente sucedió, esta vez fue “El Buki”, Marco Antonio Solís, quién emocionó a los asistentes.

A garganta abierta le pedían al músico michoacano que entonará alguna de las canciones que le dieron fama. No lo lograron.

Pero sus ánimos tampoco se vieron mermados, siguieron y siguen felices, esperando ver al sumo pontífice.