CIUDAD DE MÉXICO, 17 de febrero de 2016.- Ciudad Juárez, por años la más violenta de México, ha luchado en años recientes por dejar atrás una historia de sangre y muerte para asumirse hoy como la urbe fronteriza y pujante que será visitada por el papa Francisco este miércoles.

Las mujeres muertas de Juárez, la pugna de los cárteles de la droga y masacres como la de Villas de Salvárcar en 2011 ensombrecieron a Juárez hasta hacerla la ciudad más violenta de México, con una media de ocho muertes por día, según publica el diario Excélsior.

Después de la tragedia de Salvárcar en enero de 2011, en la que 15 jóvenes fueron asesinados en una fiesta, el gobierno comenzó una campaña para cambiar las condiciones de esta ciudad de 1.3 millones de habitantes.

El combate de la corrupción policiaca fue una de las 160 acciones que el gobierno puso en marcha en temas de economía, empleo, salud, educación y desarrollo social para reconstruir el tejido social y la convivencia entre los habitantes.

Más información en Excélsior.