MORELIA, Mich., 16 de febrero de 2016.- Después de permanecer por aproximadamente 50 minutos, el Papa Francisco abandonó la Catedral moreliana abordo del Papamóvil, luego de haber recibido las llaves de la ciudad.

Mientras se encontraba al interior del recinto religioso los cientos de feligreses entonaban con fervor plegarias por Morelia y por toda su gente, ante las adversidades que han azotado al estado.

Las plegaria de igual manera eran para pedir por la salud del Santo Padre, quien en sus discursos constantemente ha exhortado a los fieles a rezar por él.

Al grito de “¡Queremos que el Papa nos dé su bendición!”, el Santo Padre avanzó dejando rostros alegres, jubilosos y bendecidos, con el repicar de las campanas de fondo.

Ahora el Papa se dirige al Estadio Morelos donde también lo esperan miles de michoacanos para un encuentro con jóvenes.