MORELIA, Mich., 18 de febrero de 2016.-Tras concluir sus actividades referentes a su visita al país, el Papa Francisco se despidió de México con un llamado a reaccionar ante lo que está destruyendo a las personas: “¡No más muerte ni explotación! Siempre hay una salida, siempre hay una oportunidad”.

De acuerdo con el portal de Excélsior, ante reos del Centro de Readaptación Social Número 3, el Pontífice los llamó “a no quedar presos del pasado”, y les pidió que “ayuden a frenar el círculo de la violencia y la exclusión.”

Más tarde, Francisco tuvo un encuentro con empresarios y trabajadores, a quienes les dijo que con diálogo se construye el futuro, donde además deploró el uso de trabajadores “como objetos para usar y descartar”, expresó que “Dios pedirá cuenta a los esclavistas de nuestros días, y nosotros hemos de hacer todo para que estas situaciones no se produzcan más”.

Más información en Excélsior.