MORELIA, Mich., 16 de febrero de 2016.- Desde las alturas no celestiales de la falda del Quinceo, alrededor de 500 personas tratan de tener una imagen del Papa Francisco, aunque sea de lejos.

Con cierta frecuencia pasan cuadrillas de la Policía Montada, o recorren a pie los soldados. La gente busca los mejores lugares, pero desde ese lugar sólo puede verse la multitud en las gradas del estadio Morelos.

En esa zona hay un caserío de cuartos de cartón y madera, una lona de aproximadamente dos por dos metros da hacia el estadio, pero difícilmente se ve desde el inmueble deportivo. Entre las casas de cartón y madera sobresalen de cerca dos letreros blancos que ofrecen servicios a los visitantes; en uno ofertan el cuidado de maletas, para los visitantes, y en el otro baños.

También hasta esta zona han llegado los vendedores ambulantes, ofreciendo alimentos, bebidas y suvenires.