El arte posible

Gerardo A. Herrera Pérez

“No me veo sin lápiz, ni pinceles en mis manos, sin sentir esa libertad al mezclar los colores y crear cada trazo, esa sensación de dejarte fluir con los materiales y perderte en el tiempo es indescriptible” Viridiana Cazares Hernández”.

“La artista de lo posible”

Conocí a Viridiana Cazares Hernández por Margarita González Puga, ella me la presentó. Viri vivía en el seno de su familia, en la hermosa ciudad de la Piedad, Michoacán.

Desde la primera ocasión que interactúe vi su actitud dulce, generosa y de amplia amistad, me hizo sentirla como una amiga de muchos años; yo nunca la escuche quejarse, siempre le vio el lado amable a la vida, a compartir. Me llamo la atención aquella primera ocasión que la vi, porque insistía en la importancia de contar con los  espacios para presentar su obra y compartirla con los demás.

Mi contacto con ella, siempre fue Margarita,  avanzamos juntos en diversas caminatas y otras actividades, como la presentación de su obra en la escuela de artes y en la plaza pública; prácticamente desde el 2011, lo hicimos con muchos y muchas personas que consideran que este mundo debe de incluir a todos y todas; Viri participó  convencida de que su presencia animaba a muchas familias a compartir la vida de sus hijos con discapacidad con la sociedad y a no mantenerlos en espacios de confinamiento. Viri, abrió al igual que otros artistas la visibilidad de la discapacidad, avanzo en quitar el prejuicio y el estigma, evitar la discriminación y la violencia por ser diferentes.

Viri, se desarrolló en el campo de la cultura; la pintura y la poesía fue su refugio y santuario, enseño a muchos y muchas el amor por el arte, los colores, el diseño, la estructura, la posibilidad de una realidad desde lo diferente; aun en la cuarentena se leia en sus redes sociales su ánimo porque sus alumnos continuaban disfrutando de la pintura.

Siempre tuvo aliadas, y aliados,  de los que yo conozco: Brenda, Tatiana, Margarita y seguramente muchas más que dieron sentido a su vida en el plano terrenal, desde luego sus padres, pero en especial su madre, quien estuvo al pendiente siempre de ella.  

En el 2013, participo Viri en el Café Literario en la plaza publica, y recuerdo que estuvo ahí el maestro salvador, entre otras personalidades: Fue una acción coordinada entre la sociedad civil y autoridades municipales de la Piedad; luego en el 2014, se  llevó a cabo por segunda ocasión el Café Literario, esta ocasión con lectura de poemas y exposición colectiva de pinturas. El programa de la segunda ocasión fue diseñado para conocer las propuestas literarias de Viri (pintora y escritora con discapacidad), David Cásarez Peña (artista visual con discapacidad), Silvia Medina Luna (canta-autor para personas con discapacidad) y Margarita González Puga (poeta con discapacidad).

Al finalizar la tertulia literaria, los organizadores me obsequiaron el cuadro de Viridiana Cazares Hernández “Ruido” por su participación en los dos años de trabajo que tiene la formación de estas actividades en la Piedad. Al recibir el cuadro exprese mi  compromiso social y dije  que ha sido la pieza más importante que me han obsequiado toda vez que es producto del amor y el trabajo de una persona con discapacidad.

Ella, contribuyo en estos años a que se definiera un Reglamento para la Personas con Discapacidad en la Piedad, que lo diseño e impulso la Regidora Brenda Orozco. También de manera conjunta se impulsaron tanto Margarita como Viri, fue una conexión muy importante.

En 2016, durante la Semana de la Discapacidad, Margarita González Puga y otros miembros de la sociedad civil que viven con discapacidad, entre ellos Viri,  me entregaron un reconocimiento por el trabajo realizado en favor de las personas con discapacidad de la Piedad y en general de Michoacán, fue un obra de arte diseñada en madera de encino y labrada en un puño que expresa sobre la palma de la mano una oreja y que es la réplica del dibujo a lápiz de “Ruido” que ella había preparado para mí.

Entre 2018 y 2019 tuve también la oportunidad de estar cerca de ella, en diversas exposiciones que realizo aquí en Morelia a invitación de diversas instituciones entre ellas, la Secretaria de Salud, el Dif Michoacán, la propia Comisión Estatal de los Derechos Humanos, pero también a instancias de organizaciones de la sociedad civil, como la Asociación Michoacana de Sordos IAP, así como la Sociedad de Interpretes de Lenguas de Señas Mexicana.

Hoy ella, ya no estará físicamente, su cuerpo volara, y volara tan alto que llegara al cielo a disfrutar de una nueva vida, la vida que le esperan los ángeles y mi Padre Dios Bueno. Ella ahora estará dibujando, nuevas formas estéticas de arte, porque ahora nos observara desde muy lejos y tomara siempre un momento para dibujar esta vida liquida inestable y efímera que lleva al humanidad.

Gracias Viri por tu existencia fructífera, por tu capacidad y talento y  por compartir con todos y todas.

Muchos, seguramente se solidarizaran con mis comentarios, entre ellos la comunidad Sorda, mis amigos Liz, Saul, Yareni, Julio, Margarita y muchos más que te apreciaron siempre.

Finalmente expreso que Viridiana, ha sido un motor para romper la opresión en contra de los diferentes, su lucha fue con un pincel y colores, diseños, su lucha fue por el cambio y la transformación con paz y convivencia; su lucha por un cambio a la visibilidad, sin prejuicio, sin estigma, sin discriminación y sin violencia. Viridiana, es hoy, como lo fue ayer, y lo será en adelante “la artista de la realidad de lo posible”. Descanse en Paz.