MORELIA, Mich., 3 de febrero de 2019.- Michoacán ha dejado de ingresar, en el curso de enero pasado, a sus arcas por lo menos 150 millones de pesos, derivado de las tomas de oficinas recaudadoras de Rentas, por parte de profesores locales.

De acuerdo con Carlos Maldonado Mendoza, titular de la Secretaría de Finanzas y Administración (SFA), aunque no ha culminado el corte contable del mes de enero, los análisis preliminares exponen que tuvo una tendencia en la captación de recursos por impuestos y derechos estatales a la baja, en comparación con meses previos y con el mismo mes de otros años.

Si bien la administración pública dispone de “muchos conceptos por los que se establecen contribuciones y muchos lugares donde se pueden hacer los pagos”, han sido los impuestos y derechos relacionados con los automotores, como refrendo vehicular y altas y bajas de unidades, los que concentran la afectación ocasionada por la movilización magisterial, en demanda de la dispersión de salarios, sueldos y prestaciones adeudados.

“La toma de oficinas recaudadoras de rentas va en detrimento de la recaudación de ingresos propios, por un monto de, al menos, 150 millones de pesos por causa del plan de protesta del magisterio; con estos se coloca a la entidad en una condición financiera difícil”, mencionó el titular de la SFA.

Maldonado Mendoza mencionó que se preveía que en la última semana de enero la Federación, el estado y la Coordinadora Nacional de Educación (CNTE) lograran un acuerdo satisfactorio, lo que no ha sucedido, por lo que se pretende, una vez que se determine el levantamiento de las tomas de oficinas recaudadoras de rentas, relanzar una campaña de difusión del pago de contribuciones estatales.

Ello, además de que el gobierno de Michoacán mantiene convenios con tiendas de conveniencia, bancos y cadenas de farmacias para que estos reciban las aportaciones de los ciudadanos.

A partir del 14 de enero anterior, profesores adscritos a la CNTE en Michoacán iniciaron un plan de protesta por el impago de salarios, bonos y prestaciones, el que comprende el paro indefinido de labores académicas, el plantón en el primer cuadro de Morelia, la toma de oficinas recaudadoras de rentas, juzgados del registro civil, alcaldías y centros comerciales, así como el bloqueo de las vías del tren.