MORELIA, Mich., 6 de agosto de 2020.- En el estado sureño de Oaxaca, se busca que los niños ya no acudan a las tiendas a comprar comida chatarra y refrescos; ¿qué pasaría si esta medida se aplicara también en Michoacán? En Quadratín, salimos a la calle a preguntarle a las personas qué piensan de esta situación y si les gustaría que esto sucediera en la entidad.

Para Sandra estaría bien que pasara, pero por desgracia no se tiene esta cultura entre la gente, señala; “sí, implementar un programa, probablemente el Gobierno, acerca de la comida chatarra, porque sí hay mucha obesidad en Michoacán”, explica, y dice que los niños son los más vulnerables a consumir este tipo de alimentos: las papas, los churros, el pastel, el refresco, el jugo.

Sobre esta última bebida, la mujer, que también es madre de familia, señala que muchas veces se piensa que el jugo es nutritivo, “pero es pura azúcar, entonces sí estaría bien que se implementará algo así, aunque no se puede obligar a la gente que compre comida nutritiva”, dice, porque es probable que tengan el recurso para comprar comida nutritiva, sin embargo, también lo tienen para comprar comida chatarra.

En el caso de Guadalupe, ella piensa que es muy buena idea legislar este tipo de cosas, porque en la actualidad los niños están pasando por una situación de obesidad debido a una muy mala alimentación; “los padres de familia creo que están teniendo una muy mala orientación, sería adecuado que tuvieran una pequeña orientación para poder criar a sus hijos con esa responsabilidad en la alimentación”.

Explica que estaría bien tener, en ocasiones, un poco de golosinas, de dulces, porque no hay que ser extremos, pero la situación es que esto se lleva al exceso y eso es lo que genera un problema. “Si hiciéramos esto en nuestro estado, sería fantástico”.

A Marta, quien es madre familia de dos niños, le parece una buena iniciativa hacer este tipo de cosas porque México es un país con altos niveles de obesidad en los niños, “que hagan esa iniciativa donde los padres y madres de familia, como yo, tengamos que verificar exactamente lo que comen los niños, si lo pueden comer o no, me parece muy buena y debería tomarse en cuenta”.

“Si uno como padre de familia en realidad es consciente de lo que comen nuestros hijos, vamos a la tienda, y si yo creo que en determinado momento podemos comprarle un dulce, una golosina, pero no que se vayan y compren 100 pesos de golosinas”, explica la madre de familia, y dice que con que sean más consciente los padres de lo que se les da a los hijos, está muy bien, aunque sí le parece que debe de hacerse una iniciativa así.