MORELIA, Mich., 9 de noviembre de 2018.- El Palacio Municipal de Nahuatzen, manzana de la discordia de tres diferentes grupos de esa población, finalmente fue entregado por el Consejo Ciudadano Indígena; por acuerdo no podrá ser usado por ninguna autoridad, ni comunal ni por el alcalde David Otlica Avilés.

Luego de una semana de álgida tensión entre los del Consejo, sus detractores y el presidente perredista David Otlica Avilés, la noche de este viernes concluyó el desalojo de las instalaciones del Palacio Municipal, cargando el consejo con absolutamente todo lo que había en su interior, confirmaron mandos policiales que atestiguaron el hecho.

A partir de este viernes las instalaciones permanecerán cerradas, porque los miembros de la asamblea del pueblo acordaron que no iban a ser utilizadas por nadie, hasta que se llegue a un acuerdo donde el pueblo sea el principal beneficiado.

Por lo anterior, el alcalde Otlica Avilés y el Consejo Ciudadano Indígena deberán despachar, cumplir con sus funciones pues, desde cualquier otro lugar, que deberán rentar o conseguir a préstamo.