MORELIA, Mich., 7 de enero de 2020.- En lugar de haber solicitado una nueva deuda, el Gobierno del estado pudo recurrir a las Asociaciones Público Privadas, señaló la Asociación Nacional de Especialistas Fiscales (Anefac) en Michoacán.

El socio Gustavo Oblea Rosales, explicó que de esta manera se podría haber generado infraestructura para la entidad sin necesidad de recurrir al financiamiento, generando desarrollo con los recursos de un tercero sin la deuda tradicional.

“Desafortunadamente hemos visto que el Estado es muy malo para ejecutar el gasto. Lo que a un particular una obra le puede salir en un peso, al Estado le sale en dos. Es una percepción que tiene el gobernado de que se gasta mucho y se gasta mal”, manifestó.

El presidente de la delegación estatal, Javier Eliott Olmedo Castillo, lamentó que el Ejecutivo haya recurrido a un nuevo endeudamiento que finalmente pagarán los michoacanos, al considerar que el Gobierno del estado no ha sido claro en el gasto público.

“No ha sido claro en la transparencia de cómo está destinando los ingresos presupuestales, sobre todo de participaciones federales. A la falta de transparencia, siempre existe la duda, si el Gobierno no nos da cuentas claras, de en qué y cómo está gastando, endeudar a Michoacán es algo negativo”, afirmó.  

Expuso que el pago de la deuda estará comprometido con el Impuesto Sobre la Nómina, por lo que prácticamente solo tiene para el gasto no corriente y no para inversión ni infraestructura. “Gran parte de sus ingresos se va al pago de la deuda”, comentó.  

Respecto a la no aprobación de los nuevos impuestos para este año, el especialista fiscal celebró que la iniciativa no haya pasado en el Congreso local y consideró que la intención de tener más ingresos propios debió haberse analizado de diferente manera.

“En la cuestión ambiental y de impuestos cedulares, habría que hacer un análisis de si los contribuyentes que existen en Michoacán tienen la capacidad contributiva para aportar un 2 por ciento más. Qué bueno que no pasaron, porque hubieran sido muy desastrosos”, dijo.  

Creyó que el crecimiento que tendrá este año la entidad en la recepción de participaciones federales podría amortiguar un poco la no aprobación de los nuevos impuestos. “Aun así es insuficiente, porque solo el 8 por ciento de los ingresos son propios, hay una completa dependencia”, agregó.