PÁTZCUARO, Mich., 16 de noviembre de 2020.- La pandemia ha echado abajo los encuentros de las cocineras tradicionales de Michoacán, sin embargo se ha buscado la manera de mantener a la cocina tradicional Michoacana vigente a través de seminarios en línea, en lo que se regresa a las actividades.

En algún momento se tocó el tema de que podría realizarse algún evento, ya no ha sucedido, normalmente se realizan en la primera semana de diciembre, cuenta Israel Fuentes, cocinero tradicional que se especializa en corundas. Aunque se estén cumpliendo los 10 años del nombramiento de la gastronomía mexicana como Patrimonio Cultural Intangible de la Humanidad, y que mucho tenga que ver El paradigma de Michoacán, se han opacado las celebraciones.

Michoacán es punta de lanza, dice Israel; “sobresalimos entre los demás estados, y no por presumir, pero sí hay que presumir, porque la gastronomía michoacana, es por mucho la mejor”, dice tajante el cocinero.

Ha estado buscando ponerse de acuerdo con otras cocineras tradicionales de otros estados, explica, para ver qué hacer, porque en Michoacán no han “jalado”, y en otros lados se sorprenden de que en Michoacán, con la importancia que tiene para el nombramiento de la gastronomía mexicana, no se haga algo.

Algo que hicieron para mantener vigente el tema de las cocineras tradicionales y la gastronomía michoacana, fue una serie de webinars donde se entrevistaron a las cocinas de Michoacán, de las distintas regiones del estado, todo a través de la plataforma Zoom.

Tienen un grupo con la secretaria de Turismo, Claudia Chávez, señala Israel, ahí mismo está el equipo de trabajo de la Sectur y está la mayoría de las cocinas tradicionales del estado. Cuenta que veía que no había nada, que se había parado todo por la pandemia, y ahí surgió la idea de hacer estos seminarios en línea, donde él fue el moderador, “se propuso hacer algo, entonces posteriormente sí se autorizó y ya nos dijeron que sí, y sin experiencia lo hice”, expone.

El cocinero manifiesta que no estuvo mal esta situación, porque posteriormente se contactaron de algunas agencias de viajes y de algunos hoteles para hacer rutas gastronómicas, las cuales ya empezaron y poco a poco han ido funcionando, no como se quisiera, reconoce, pero se han hecho y lo máximo de personas que han llevado son unas 22.

A veces no todas las cocineras quieren participar, y esto se puede entender, dice Israel, “porque queremos tener una lanita asegurada y no gastar a veces algo que no tenemos, esa parte la entiendo mucho, pero esto es de arriesgarse, estar dentro de un proyecto, y sabemos que el comercio, porque al final de cuentas  somos comerciantes, se puede ganar o perder”.