TULUM, QRoo, 16 de septiembre de 2018.- En un nivel más allá del cielo y de la tierra: el infamundo, los antiguos mayas basaron parte de su cosmovisión y de su vida. Para ellos el agua era sagrada, era el contacto directo con sus dioses, que temían y respetaban y los cenotes eran esa puerta de acceso al inframundo.

La Cultura Maya aún tiene muchos misterios para los investigadores, pero sus obras son herencias palpables que Quintana Roo ofrece a México y al mundo.

Aquí, la nota completa: QUADRATÍN MÉXICO