MORELIA, Mich., 10 de febrero de 2019.- Herculano Medina Garfias, obispo auxiliar de Morelia, señaló que no se debe descartar el uso de la fuerza pública para concretar la liberación de los espacios afectados por la movilización de profesores, en demanda de exigencias políticas, económicas y sociales.

Si bien este recurso debe ser considerado como la última opción a implementar, en caso de ver agotada la vía del diálogo y la negociación, no se debe desechar la posibilidad de recurrir a las fuerzas de seguridad pública para desalojar el Centro Histórico, las vías férreas y las oficinas gubernamentales y espacios públicos intervenidos por los docentes, “si se llegan a presentar posturas extremas”.  

Medina Garfias aseveró que se tiene que privilegiar la educación, además de que “no se trata de quebrar al estado para conseguir el cumplimiento de las demandas de los maestros, sino de llegar a un acuerdo real y objetivo”.  

Emitió un exhorto a la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) un exhorto a que “tome conciencia de las afectaciones que los bloqueos han ocasionado a la economía de la entidad y del país, así como a la educación de niños y adolescentes que se encuentran sin clases”.

Reiteró que “es necesario que los manifestantes entren en razón y que no se rijan por intereses mezquinos y posturas intransigentes, sino que se busque la solución más adecuada y se oriente por el bien común”.     

La CNTE mantiene vigentes acciones de protesta en el estado, desde enero pasado, como el paro indefinido de labores académicas, la toma de oficinas de recaudadoras de rentas, alcaldías y centros comerciales, y el bloqueo de vías férreas, que aún persiste en Caltzontzin, localidad perteneciente a Uruapan.

La exigencia es el pago total de los adeudos de salarios, bonos y prestaciones a los profesores, así como la atención de peticiones políticas y administrativas.