MORELIA, Mich., 5 de febrero de 2020.- La no adhesión al Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) impedirá que mil 200 trabajadores de contrato en el estado, con más de 10 años de antigüedad, puedan acceder al proceso de basificación prometido por el Gobierno federal.

Así lo denunció el vocero del Movimiento de Personal de Contrato de la Secretaría de Salud en Michoacán (SSM), José Edgar Vidales Becerril, al explicar que como en la entidad aplicará el régimen del IMSS Bienestar, el convenio marca que los recursos recaerán a este programa.

Por ello, solicitó al Gobierno del estado que, como un acto de justicia laboral, sean considerados para ocupar una de las 300 plazas que se liberaron en la dependencia estatal desde el pasado 31 de diciembre de 2019, con la jubilación de igual número de trabajadores de base.

“Que nos volteen a ver, que se dejen de asignar los lugares al sindicato, que le cierren totalmente la puerta para que se evite, nuevamente, el ingreso de personal nuevo basificado. La sección 21 comandada por el químico Fabio Meza, parece más un club de amigos”, dijo.

Los servicios de salud en Michoacán cuentan con un total son 2 mil 600 trabajadores de contrato, entre personal administrativo, médico y de enfermería, con diferentes años de antigüedad, un mismo sueldo, sin prestaciones sociales, ni seguridad social.

Vidales Becerril manifestó que al dar justicia laboral a los trabajadores de contrato, la entidad sería realmente un ejemplo nacional en los servicios de salud, como lo destacó recientemente el gobernador Silvano Aureoles.