MORELIA, Mich., 2 de julio de 2020.- La Junta de Asistencia Privada (JAP), retiró el registro ante esa dependencia a la organización civil asistencialista Ciudad de los Niños A. C., por lo que no podría recibir más niños, niñas ni adolescentes para su cuidado. 

El pasado 23 de junio, casi un mes después de emitida la recomendación de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), informó Rocío Imelda Velasco Ocegueda, titular de la JAP, que junto al Sistema DIF Michoacán y la Fiscalía General de Michoacán (FGM), se le notificó a la religiosa administradora del cierre. 

 Porque si bien no existían violaciones a los derechos de los menores, al menos no detectadas por las autoridades locales, la CNDH durante casi tres años reunió indicios suficientes para sospechar de probables abusos en contra de los infantes asistidos en la casa hogar del Trébol. 

Por ejemplo, que las carpetas de investigación abiertas en la Fiscalía

Especializada para la Investigación y Persecución de Delitos de Desaparición

Forzada de Personas y Desaparición Cometidas por Particulares en Morelia advierte que los niños eran sujetos de imposición de diversos castigos. 

“Se investigó totalmente a los jóvenes que estaban ahí y se cerró la investigación, porque no se detectó ninguna anomalía”, expresó Velasco Ocegueda.

Mientras que la recomendación de la CNDH refiere: “de acuerdo con las manifestaciones de las personas menores de edad víctimas, se fugaron de la “Ciudad de los Niños Morelia A.C.”, debido a que la Indiciada 8 constantemente los regañaban y castigaban realizando actividades físicas”, refiere la recomendación 

También consideraron como una conducta sospechosa que la religiosa responsable del establecimiento no les permitiera realizar entrevistas individuales de los menores albergados en 2017. 

“En la diligencia de inspección a la “Ciudad de los Niños Morelia A.C.”, la Indiciada 8 únicamente permitió que ante su presencia las personas menores de edad que se encontraban albergadas sostuvieran una plática grupal con personal de este Organismo Autónomo, negándose a que fueran valorados física y psicológicamente por especialistas de esta Institución”. 

Destacan la negativa de la administradora por no permitir las entrevistas porque, a decir de la propia directora de la Junta, las instituciones con registro ante la JAP deben permitir el acceso a instituciones como los órganos defensores de los derechos humanos. 

Por aquel entonces se detectó, dice a la letra la recomendación que junto a los centros de Guanajuato: “operaban al margen de las normas sanitarias, así como de protocolos de protección civil, y a pesar de ello, no ejercieron las acciones legales conducentes”. 

La lista de observaciones continúan;  incluso las confirma la visitadora de la JAP: el inmueble carecía de medidas de seguridad; de un plan de protección civil;los expedientes administrativos de las personas menores de edad albergadas se encontraban incompletos; el personal era insuficiente y no  tenía capacitación para el trato de los menores; y el inmueble no tenía divisiones para niños, niñas, adolescentes  y adultos, además de que debían compartir casi 20 personas el mismo baño, condiciones que derivaron en 21 observaciones en el 2017 hacía la institución, sin embargo, así siguieron trabajando. 

“Se investigó a los jóvenes que estaban ahí, se cerró la investigación porque no se detectó ninguna anomalía, eso como estado nos dejó tranquilos, con una visión de que la supervisión de la que es parte la junta, estábamos obrando correctamente, con la frente en alto, seguimos trabajando con esta institución Ciudad de los Niños”. 

Después de una rebatinga legal parte la organización civil Ciudad de los Niños Salamanca A. C., responsable de administrar el albergue de Tarímbaro y otros de Guanajuato y Querétaro, se hizo pública la recomendación y en Michoacán se retiró el registro a la organización local, por estar vinculada con la de Salamanca. 

Desde su competencia “la Junta ordena la suspensión del registro” y en seguida se le notificó en conjunto con el DIF Michoacán y la Fiscalía, que no podrá volver a recibir asistidos, y para ello se han realizado visitas recurrentes, para así garantizarlo, aclaró la funcionaria. 

En el cierre se localizó en el lugar únicamente a tres menores, dos adolescentes y un pequeño menor de 12 años, todos los que fueron entregados a sus familiares.