MORELIA, Mich., 29 de septiembre de 2020.- Al iniciar la exposición de su quinto Informe de Gobierno, el mandatario michoacano, Silvano Aureoles, desglosó los rubros en los que percibe mejoras principales, siendo los temas de seguridad, finanzas y sobre todo salud, las más destacadas.

En su mensaje a través de redes sociales, por el tema del Covid 19, recordó que al inicio de su administración recibió al sector salud en un estado deplorable, con infraestructura hospitalaria en deterioro, abandono e inconclusas, pese a que se contaba con el recurso para su desarrollo.

En esta condición, dijo, hallaron 42 centros y cuatro hospitales regionales abandonados, como el de Pátzcuaro, Cherán, Zacapu y Lázaro Cárdenas, por lo que la población debía subsistir sin los servicios de salud, por lo que la labor de rescate fue titánico, pero se concretó y no se ha detenido.

Expuso que sin cuidado se autorizaron cinco mil plazas administrativas sin que se tuviera el sustento necesario para ello, por lo que decidieron enfocarse en este tema y revertir este detrimento a las finanzas estatales.

“En salud se cometió un gran fraude, porque se hicieron hospitales que no se concluyeron, se compraba medicamento que nunca llegaba a los hospitales y en otros casos, se daban medicamentos caducos, por lo que presentamos recursos legales al respecto”.

Refirió que de 2005 a 2015 se destinaron más de 10 mil millones de pesos a fines que no eran para los que se habían etiquetado, como salud, por lo que se generó una pésima atención a los derechohabientes, por lo que consideró como algo urgente el reparar este lastre, antes que otros asuntos, lo cual considera que se ha logrado.

También mencionó que se pudo lograr el apoyo en medicamentos para niños con cáncer pese a la cancelación del esquema federal, además de garantizar la dotación de medicamentos para un periodo prolongado, lo mismo que la dignificación de los salarios para trabajadores del sector.

De igual manera, hizo alusión a la epidemia actual del Covid 19, ante lo cual afirmó que se ha manejado este reto de manera transparente y oportuna, con información clara para la gente, además de la toma de medidas sanitarias para disminuir el riesgo de contagio, como la suspensión de clases presenciales, uso de cubrebocas, aislamiento obligatorio, y lo que aún falta ante la magnitud de este problema.

“Tengo la tranquilidad que entregaré la administración en un estado sólido; trabajamos en esquemas que urgían sanear las finanzas hacer frente a la inseguridad, y trabajar para resolver el problema que se venía arrastrando en educación y salud”, sentenció.