MORELIA, Mich., 20 de mayo del 2020.- Carlos Maldonado Mendoza, secretario de Finanzas y Administración del Gobierno del Estado, negó que Michoacán haya recibido recursos adicionales en materia de educación y como parte de los programas del Instituto de Salud para el Bienestar, INSABI, tal como lo señalaron representantes de Morena en la entidad.

En ese mismo tenor, aclaró que no se han canalizado los recursos tanto de la federalización educativa como del INSABI a los municipios, en virtud de que por ley éstos se destinan directamente al cumplimiento de los servicios educativos y de salud.

En entrevista, el funcionario precisó que el déficit del sector educativo del estado ronda por arriba de los 5 mil millones de pesos y el convenio que se firmó para educación fue por alrededor de 2 mil 500 millones de pesos, lo que significa que al estado le siguen faltando más de 3 mil millones de pesos para reducir ese déficit.

Por lo que respecta a los recursos del INSABI, indicó que si bien no ha habido disminución en el monto que llega a Michoacán, tampoco ha habido un incremento, por lo que el presupuesto se mantiene sin variación.

En ese punto, rechazó igualmente que se estén reteniendo recursos a los municipios, tal como lo señalaron los representantes de Morena.

“Y lo que se refiere a los fondos de infraestructura, ese es un tema que tiene que ver con la Ley de Coordinación Fiscal y la Ley de Coordinación Fiscal lo que establece es que habrá que redistribuir a los municipios durante el ejercicio hasta el 5% de lo que le corresponde al estado después de haberle distribuido su 20%. Eso en qué se traduce, en aproximadamente 870 millones de pesos anuales, esos 870 millones de pesos se publicaron en tiempo y forma y les corresponden a los municipios para este ejercicio, sin duda alguna”.

No obstante, hizo la precisión de que el Congreso aprobó que la Secretaría de Finanzas emitiera los lineamientos para ejercer sus recursos, quedando mayo como límite para que los municipios hicieran su propuesta de cartera de proyectos, algo que no hicieron los presidentes municipales de Morena, por lo que debido al incumplimiento los recursos no les llegaron completos.

“Ahora estamos en mayo, le quedan todavía siete meses a este ejercicio para que se distribuyan, lo que pasa es que al ser un cálculo porcentual de lo que corresponde al estado, tendrán que calcular que los ingresos que recibe el estado por concepto del Fondo General de Participaciones se verán mermados en función de la emergencia sanitaria y la caída de la recaudación federal participable y que eso es inevitable”, aclaró.

Explicó que la merma de recursos tiene que ver con la caída en los precios del petróleo, con la paridad peso-dólar o con el hecho que se paguen impuesto o no, entre otros factores.

“Entonces, creo que el cálculo no lo traen en el radar y que hay que ser muy cautos para no llevar de por sí a un extremo al estado en términos financieros o llevarlo a otro más con esta medida no tomada en tiempo lo más oportuna posible”.