MORELIA, Mich., 1 de noviembre de 2019.- Gran parte de los rincones de la capital michoacana se engalanan con la presencia del misticismo propio de la festividad emblemática del Día de Muertos.

Desde mediados de esta semana los preparativos comenzaron a darse de parte de ciudadanos, en su mayoría de parte de estudiantes en diferentes espacios educativos.

Uriel Morales Pérez/Quadratín

Así varias plazas públicas lucen el imponente color amarillo y naranja en sus explanadas; se exhiben imágenes de quienes ya no están y figuras históricas que han tenido gran aporte al país.

Plazas como Benito Juárez, la de Armas, Villalongín, la que se encuentra frente al Mercado de Dulces y la Biblioteca Pública son de los primeros que reciben a los visitantes al arribar al Centro Histórico.

Uriel Morales Pérez/Quadratín

Papel picado, fruta, bebidas, alimentos dulces y demás elementos conformaron la exposición de altares y ofrendas que ya adornan los jardines y fuentes emblemáticas de Morelia.

Tapetes

A la par de las ofrendas también se dan espacios para exposición de catrinas y catrines, con vestimenta característica del Día de Muertos y de diferentes tamaños.

Sumado a ello también se dan tapetes con imágenes que van desde figuras de artesanías, calaveras, cruces, flores, rostros, y demás siluetas que resaltan con el aserrín de colores.

Uriel Morales Pérez/Quadratín

Un espacio que se distingue cada año es el edificio del Colegio de San Nicolás, donde los tapetes en los patios acaparan la mirada de estudiantes y sobre todo los visitantes, sumado a ofrendas y degustación de pan de muerto y chocolate.

Concurso de catrinas se darán también, a la par del concurso de altares, donde los alumnos de instituciones universitarias plasman su creatividad dando forma a lo que visualizan en su mente.

Uriel Morales Pérez/Quadratín

La imaginación se echa a volar también en calles como Nigromante, el jardín de la Soterraña, plaza Valladolid, Villalongín, la Calzada Fray Antonio de San Miguel, plaza Morelos, dependencias, edificios históricos y muchos rincones que por las noches muestran un espectáculo mayor a la luz de las velas.

Uriel Morales Pérez/Quadratín