MORELIA, Mich., 7 de abril de 2020.- Antes de la llegada de la pandemia del Covid 19 al mundo, se tenía la expectativa de un crecimiento mayor a los 4 puntos porcentuales en la afluencia turística de Semana Santa y Semana de Pascua en Michoacán, que superaría los 3.7 de 2019. Hoy la realidad es otra; se está en porcentajes de un dígito en ocupación hotelera.

Aunque aún no hay un corte de afectaciones, sí se puede hablar de cuánto se va a dejar de ganar en comparación con el año pasado, señaló Claudia Chávez, titular de la Secretaría de Turismo de Michoacán, quien indicó que existe una caída en toda la ocupación hotelera, ya que está en un dígito más abajo de un 10 por ciento que se marcaba la semana antepasada, esto de acuerdo a los protocolos que se ha emitido por autoridades de salud de no viajar y quedarse en casa.

La funcionaria estatal pidió tener en cuenta que esta Semana Santa no son vacaciones, y sí es importante que las personas se queden en sus casas. En este sentido, la funcionaria dijo que también las playas de Michoacán se encuentran cerradas, y en esto le han entrado los enramaderos, hoteleros y prestadores de servicios de esa zona, quienes han acatado las instrucciones para que se logre evitar un contagio masivo en el estado.

Hay hoteles que ya han cerrado durante la contingencia esperando que se pueda abrir terminando este periodo de crisis sanitaria, aseveró Chávez López, quien aseguró que ya son alrededor de 22 hoteles en distintos municipios, aunque los protocolos que envían las secretarías de Salud y de Turismo permiten a los hoteles tener algunos hasta 15 por ciento de su capacidad, para todos aquellos viajeros que son de trabajo y que pertenecen a actividades que no pueden ser detenidas en el país, es decir, de salud, de traslado de alimentos y otras más que se definen como esenciales.

La campaña que realiza el estado de Michoacán y la Federación de que la gente se quede en casa y que no vaya a los destinos turísticos, al menos en Michoacán, sí ha estado funcionando, señaló la Secretaria, quien indicó que la gente que viaje es muy probable que no encuentre los servicios que normalmente hay, y que no existan las actividades regulares de la Semana Santa.

Cabe señalar que para la temporada de Semana Santa y Semana de Pascua en 2018, llegaron alrededor de 601 mil turistas y visitantes. Para el siguiente año, es decir, 2019, se llegó a poco más 623 mil, y se logró una derrama económica de 687 millones de pesos, según información de la Secretaría de Turismo de Michoacán.