Atención

Con el propósito de ofrecer una mejor experiencia dentro de nuestro sitio web, le sugerimos que actualice su navegador, ya que usted cuenta con una versión de internet explorer antigua, que ya no tiene soporte por parte de microsoft y que representa un riesgo de seguridad para usted.

Sigue nuestra transmisión en vivo.
Click para seguir la transmisión
x
Foto: Archivo

Rufomentario/Santiago Heyser Beltrán

 
| 16 de octubre de 2018 | 12:47
 A-
 A+

Tambores de Guerra”

Espero equivocarme, pero con un “loquito” como Donald Trump como Comandante en Jefe del ejército “más poderoso” del mundo… ¡Hay peligro de guerra mundial!

R- Mi Santias, me queda claro lo de que el Sr. Trump es “un chivo loco en cristalería”, así como el riesgo que corre la humanidad si se le “bota la cuerda” y aprieta el botón que iniciaría una guerra nuclear; como también me queda claro que en una 3ª. Guerra mundial solo habría un perdedor: ¡La humanidad!; lo que no entiendo es: ¿por qué pones entre comillas lo de: el ejército más poderoso del mundo?, todos sabemos que nadie puede competir con los gringos en ese rubro.

S- No mi Rufo, no creas todo lo que te dicen en la tele; hoy todos sabemos lo que los güeros quieren que sepamos, cuando menos en este lado del planeta… Te informo, ya no es un secreto que lo rusos han diseñado armas que acabarían con portaviones y aviones gringos sin mucha dificultad, cito de Wikipedia: “El S-300 (400 y 500) son sistemas de lanzamiento de misiles fabricados por Rusia, para el transporte de misiles de corto, medio y largo alcance, tipo “Tierra-aire”, para interceptar objetivos aéreos, para neutralizar blancos enemigos, como helicópteros, aviones de combate, aviones de vigilancia, misiles, etc. Este nuevo sistema de misiles transportables en camiones con ruedas y orugas, funciona en conjunto con varios camiones equipados con radares y estaciones de comando y es considerado por Rusia como el sistema de defensa más moderno y autónomo disponible en el mundo, y el que cuenta con la más alta tecnología que se ofrece a la venta a países que se sientan amenazados por países agresores y necesitan defender su territorio y sus áreas costeras, golfos e islas.” A este armamento habría que añadir armas laser y cohetes “Tierra-tierra” que tienen apanicados a los europeos, ya que destruirían ciudades y ejércitos de países enemigos a miles de kilómetros de distancia; en otras palabras, parece ser que los rusos, en asociación con los chinos (que ya tienen un satélite militar girando en el espacio), tienen más poder destructivo, más moderno y más poderoso que el del “amigou” Trump…

En este contexto, la guerra en Siria, en donde criminalmente se enfrentan rusos e iraníes vs gringos e israelíes, más la guerra comercial por los mercados mundiales entre USA y los chinos, más la estrategia rusa-china para eliminar al dólar como referencia monetaria mundial, más el conflicto de USA con los árabes por el control mundial del petróleo, más la inmensa deuda externa de los gringos, parecen formar un caldo de cultivo para una conflagración entre varios países, y si en ella está Estados Unidos: ¡Será la tercera guerra mundial! Donde, sin duda, USA involucrará a México con los resultados previstos: ¡La destrucción del planeta! y muy pocos sobrevivientes…

R- Auuu, mi Santias, ya hiciste que me diera el soponcio, se me fue el aire y tengo mareos. Si las cosas están como dices, nosotros, simples mortales de un país corrupto, asediado por el crimen organizado, con millones de pobres y tercermundista: ¿Qué podemos hacer?

S- Lo que haría cualquier padre de familia sensato antes eventos que están fuera de su control: ¡Protegerse!…

R- Auuu, ¿y cómo nos podemos proteger en México, mi Santias?

S- Primero, garantizando la autosuficiencia alimentaria, tarea de la sociedad rural en enlace con el gobierno federal y los gobiernos estatales; apoyándoles desde las secretarías de: Desarrollo Económico, Educación, Desarrollo Social e instituciones como el INIFAP, CESAVEG y Fundación Produce, más ong´s y universidades, para tener estrategias efectivas de organización para la producción de alimentos, asociadas a una política de autosuficiencia alimentaria (producir para alimentar al pueblo), con estrategias amables con el medio ambiente e innovadoras, porque, si hacemos lo mismo, pues va a resultar lo mismo y hoy, el abandono de tierras, la cesión de recursos naturales a intereses extranjeros, la orientación de políticas agrarias hacia la exportación, la falta de infraestructura, la debilidad para competir en mercados globales, el rezago tecnológico en el campo, la poca rentabilidad para el campesino y la importación de alimentos básicos como el maíz, entre otros, nos tienen en estado de indefensión; cuando deberíamos estar trabajando para cuidar lo que somos y tenemos y para producir lo que requerimos.

De forma complementaria, mi Rufo, urge el cambio de paradigmas educativos, no es lo mismo educar para proveer de mano de obra barata al capital, que educar para sobrevivir, ser autosuficientes y garantizar soberanía, en donde, mi respetuosa sugerencia es que: desde la organización social para la producción, formar, educar y capacitar liderazgos que construyan y orienten la organización que dé cómo resultado estructuras sociales, que con una visión solidaria y nacionalista, sean capaces de adaptarse a los cambios y de resolver los problemas por venir,… una vez resuelto el problema de alimentación que garantice la autosuficiencia alimentaria.

R- ¡Guau!, y tienes alguna propuesta, mi Santias.

S- Tengo varias, perro, cosa de que tengan la generosidad de servir y quieran escuchar quienes tienen el control político y de gobierno en México… Así de sencillo.

Un saludo, una reflexión.

Santiago Heyser Beltrán / Quadratín
Soy modelo 47, producto de la postguerra y de una humanidad urgida de encontrarse a si misma después del Holocausto y de las criminales bombas atómicas sobre Hiroshima y Nagasaki. Vengo de una familia religiosa que privilegiaba el creer o el obedecer sobre el razonar o el pensamiento libre y crítico; opté por los segundo a partir de mi adolescencia lo que me creo permanentes conflictos en la familia y en la escuela lasallista donde privilegiaban la disciplina sobre la razón; aún así creo que recibí la mejor educación disponible en esa época y agradezco lo que soy, tanto a mi familia como a mis maestros y a las instituciones educativas en las que estuve, coronado ello con un título de Contador Público de la Universidad de Guadalajara en cuyas aulas imprimieron un sello de socialismo a mi forma de pensar, por lo que suelo anteponer a las personas sobre las cosas y la ganancia y es fundamento de mis luchas y sueños por un cambio de modelo socio económico que privilegie al Ser humano para cambiar el paradigma de competitividad por el de mutua ayuda y colaboración projimal. Santiago A. Heyser Beltrán
Santiago Heyser Beltrán / Quadratín