De manera coordinada el Órgano Autónomo Constitucional de los Derechos Humanos y Organizaciones de las Sociedad Civil, entre ellas, Ángel de Corazón, A.C. y, Salva México, A.C., llevaron a cabo reunión de trabajo y colaboración para la realización de actividades que permitan el fortalecimiento y profesionalización de las organizaciones de la sociedad civil en materia de respeto a los derechos humanos.

En la reunión estuvieron presentes al menos 15 miembros de organizaciones de la sociedad civil para definir la ruta de trabajo que permita construir su programa de trabajo 2019 y los ejes de trabajo para coadyuvar en el cumplimiento de los derechos humanos y libertades de las personas que viven con discapacidad en Michoacán.

Durante la reunión, se precisaron algunos temas sobre los cuales se insistirá con los responsables de la agenda pública del Estado, para que se cumplan los mandatos de las normatividades: universales, regionales, nacionales y del Estado. Los rubros de mayor interés continúan siendo la salud, el trabajo, la educación, recreación y autonomía, los cuales deberán observar como ejes transversales, los principios de respeto a los derechos humanos, igualdad y no discriminación, perspectiva de género, interculturalidad, con enfoque de discapacidad.

Durante el acercamiento, se insistió en la importancia de precisar cuestiones tan sensibles como el transporte adecuado para la movilidad incluyente; pero además, se precisó que el Programa Social del Gobierno Federal de las Becas para personas con discapacidad debe atender a la población más vulnerable y que vive en precariedad en Michoacán. Otro de los asuntos significativos abordados, es la responsabilidad de generar accesibilidad a los edificios públicos que prestan servicios institucionales a favor de la población, entre ellos, las personas con discapacidad.

Finalmente, se acordó llevar a cabo un proceso de capacitación con malla curricular que toque tres aspectos en la primera fase: marco normativo de la discapacidad, incluidas sus estructuras operativas para la atención de los mandatos normativos y políticas públicas para la mejora de la calidad de vida de quienes viven con alguna discapacidad. Dicho proceso de formación al finalizar lograra contar con diferentes productos que servirán para el fortalecimiento y crecimiento de las organizaciones en la defensa de sus derechos humanos y para la formación en cascada de otros actores sociales.

La participación de directivos de las organizaciones y personal operativo en la reunión de trabajo, han dado la legitimidad del trabajo social que se organiza a favor de uno de los segmentos de población que viven en vulnerabilidad y muchos de ellos igualmente en precariedad. Que se realicen estos eventos en coordinación, dan muestras de la madurez que pueden alcanzar acuerdos en beneficio de las personas con discapacidad.