Atención

Con el propósito de ofrecer una mejor experiencia dentro de nuestro sitio web, le sugerimos que actualice su navegador, ya que usted cuenta con una versión de internet explorer antigua, que ya no tiene soporte por parte de microsoft y que representa un riesgo de seguridad para usted.

Sigue nuestra transmisión en vivo.
Click para seguir la transmisión
x
Foto: Archivo

Itinerario político/Ricardo Alemán

Ricardo Alemán/Quadratín
 
| 15 de noviembre de 2017 | 5:00
 A-
 A+

ITINERARIO POLÍTICO.
¡NINGÚN CHILE LES ACOMODA!
RICARDO ALEMAN.

Muchos apalearon a Enrique Peña Nieto cuando, hace semanas, en tono bromista soltó un clásico del albur mexicano, en alusión a la esquizofrenia social y política.
Luego de un evento en el que fue increpado, el presidente se acercó a los periodistas y –entre risas–, soltó: “ningún chile les acomoda”.
La dosis la repitió el lunes, de manera respetuosa, cuando dijo: “Se escuchan más las voces que vienen de la propia sociedad civil que condenan, que critican y que hacen bullying sobre el trabajo que hacen las instituciones del Estado…”
Peña respondió a María Elena Morera –de Causa en Común–, quien había dicho que “la violencia que vivimos ya no es regional, ni temporal; es endémica y de alcance nacional y no se ha logrado contener y menos revertir”
La expresión de Peña Nieto confirmó que en redes, digitales y la “comentocracia” existe no sólo intolerancia y odio hacia Peña Nieto sino –sobre todo–, ignorancia y mala leche, propia de tiempos electorales.
Pero no pretendemos ni justificar ni ocultar los altos niveles de violencia. Está claro que existe y que es incontenibles. Y tampoco hablamos de censurar la voz ciudadana.
Creemos que en problemas endémicos, como el de la violencia y la inseguridad, prevalece no sólo la ignorancia y mala leche de las militantes “organizaciones de la sociedad civil” y de actores políticos que buscan ganar votos en tiempos de sucesión, mediante el descrédito de las instituciones.
Y el ejemplo es la propia señora Morera, quien parece ignorar no sólo la separación de poderes y las facultades de los tres órdenes de gobierno, sino que ya no son tiempos del “presidente todo poderoso”.
La señora Morera –como la clase política–, sabe que los delitos de mayor incidencia son del fuero común y que prevenirlos y perseguirlos corresponden a gobiernos estatales y municipales, antes que al federal.
La señora Morera, las “organizaciones de la sociedad civil” y la clase política saben que quienes se han opuesto a cambios radicales en materia de seguridad, como “el mando único” –por citar sólo uno–, son gobernadores de todos los partidos.
Saben –la señora Morera, organizaciones civiles y partidos–, que el Poder Judicial está atrapado en una montaña de corrupción y que –por ejemplo–, más tarda el Gobierno Federal en detener criminales que el Poder Judicial en dejarlos libres.
Saben que el Nuevo Sistema Penal Acusatorio –que tiene en la calle a miles de criminales–, fue producto del trabajo deficiente e irresponsable del Poder Legislativo.
La señora Morera, líderes de partidos y las militantes organizaciones “de la sociedad civil”, saben que –por ejemplo–, el Fiscal Especial, el Fiscal Anticorrupción y el Fiscal Electoral, no han sido nombrados, por los groseros cálculos político electoral de los partidos opositores, no por una ocurrencia presidencial.
Sin embargo, la señora Morera y las organizaciones civiles no protestan ante los poderes Judicial y Legislativos, por su deficiente desempeño. Hace lo “políticamente correcto” en tiempo político electoral y “madrea a Peña Nieto”.
Y es que según su cálculo electorero, la señora Morera olvida que en el Estado mexicano el presidente es jefe del Ejecutivo y, por tanto, nada tiene que ver con los Poderes Legislativo y Judicial.
Incluso pareciera que muchos de quienes cuestionan la inseguridad y la violencia –desde las matonas legiones de idiotas, de redes y digitales–, quieren un rey –más que un presidente–, capaz de resolver por arte de magia todos los males de un Estado en donde “papa gobierno” es culpable de todo lo malo y responsable de conseguir todo lo bueno.
Hoy no importa lo que haga el gobierno o lo que deje de hacer; no importa si está bien o mal; no importa si es lo correcto o no. Lo que importa es practicar el deporte de moda en tiempos electorales; el deporte “políticamente correcto, “madrear a Peña”, “pendejear al gobierno”, “mentarle la madre al presidente”.
Y ay de aquel que no se atreva, porque será parte de la mafia del poder.
¿Qué han dicho la señora Morera y “las organizaciones civiles” sobre la defensa que hacen Morena y el PAN de las mafias asaltantes de trenes; de la defensa de cárteles criminales por parte de Morena; que han dicho de policías, militares y marinos quemados, emboscados y denigrados.
Con toda razón se quejan de la violencia. ¿Y cuándo han defendido a un policía caído, a un marino emboscado, a un militar masacrado; cuando han presentado iniciativas al Congreso para que sus salarios y capacitación sean mejores? ¿Cuándo han intercedido por un marino, policía o militar preso injustamente, víctima de una campaña de odio?
Tiene razón el presidente. ¡En tiempos electorales no hay chile que les acomode…!
Al tiempo.

Comentarios

Notas relacionadas

Principales