Los escándalos se propagan como virus en torno de Guadalupe Pichardo Escobedo, la lideresa del Sindicato Lázaro Cárdenas en la Secretaría de Salud en Michoacán, por presuntos actos de corrupción al interior de su gremio.