PÁTZCUARO, Mich., 29 de diciembre de 2019.- Alrededor de 2 mil 500 familias que viven de la pesca en la cuenca del Lago de Pátzcuaro, se encuentran en el abandono gubernamental, “pues desde hace años no se nos toma en cuenta ante la difícil situación económica que sufrimos”

Durante una reunión de organizaciones de pescadores se puso de manifiesto lo anterior, y se aseguró que la actividad pesquera, fuente de ingresos de numerosas familias de las comunidades ribereñas, atraviesa por un momento crítico.

La degradación del lago patzcuarense, la progresiva pérdida de algunas especies, destacadamente el pez blanco; los reducidos precios del producto pesquero, junto con la indolencia de las autoridades de los diferentes órdenes de gobierno; constituyen algunas de las principales causas de la situación que viven quienes se dedican a dicha actividad productiva.

“Necesitamos capacitación y asistencia técnica para echar andar proyectos productivos que hagan más rentable la pesca, entre otros apoyos”, coincidieron en señalar representantes de cooperativas y uniones de pescadores.

Ante este difícil panorama, muchos pescadores han tenido que recurrir a actividades económicas alternativas para obtener un ingreso que les permita solventar sus necesidades familiares básicas.

“La economía de la pesca en el lago de Pátzcuaro se encuentra en un acelerado proceso de declive debido principalmente al deterioro de la cuenca y, en particular, por la calidad de sus aguas, así como a la pérdida de volumen por reducción en las precipitaciones anuales, y por la vegetación introducida e inducida”, de acuerdo con los investigadores Sergio Vargas y Beatriz Guzmán.

Y añaden: “una de las actividades económicas más representativas y simbólicas de la región es la pesca tradicional, de la cual se tiene conocimiento se realizaba desde hace ya poco más de dos milenios, siendo la base sobre la cual se ha construido la identidad regional; e inclusive es la que le da nombre al actual estado de Michoacán (el lugar de los que poseen peces)”