CIUDAD DE MÉXICO, 17 de marzo de 2019.- “Yo era como una piedra en una profunda mina; y aquel que es poderoso vino, y en su misericordia, me levantó y me puso sobre una pared”, decía San Patricio, patrono de Irlanda cuya fiesta se celebra cada 17 de marzo.

La devoción por el Santo de los irlandeses, especialmente en la gran ciudad de Nueva York en los Estados Unidos, hace que esta urbe y otras más de ese país, se tornen desde hace tiempo todos los años de color verde.

De acuerdo a la Agencia Católica de Informaciones, San Patricio nació en Gran Bretaña hacia el 385. Siendo joven fue llevado cautivo a Irlanda. Cuando recobró la libertad siguió el camino del sacerdocio y más adelante llegó a ser Obispo en Irlanda.

En su lenguaje sencillo para evangelizar, solía explicar que así como las tres hojitas de un trébol hacen una hoja, de igual modo el Padre, Hijo y Espíritu Santo forman un solo Dios verdadero.

Sus opositores fueron los magos druidas que creían en dioses paganos y los herejes pelagianos. Sin embargo, San Patricio siguió firme construyendo abadías e iglesias cristianas.

Más información en Quadratín México