MORELIA, Mich., 6 de abril de 2020.- Un mensaje desalentador de “rascarse con sus propias uñas”, fue el que hizo el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, y además perdió una oportunidad para unir a los mexicanos, señaló en entrevista para Quadratín Carlos Enríquez, presidente de la Asociación de Industriales de Michoacán (AIEMAC).

“No sé por qué, pero todavía teníamos esperanza, creo que muchos esperaban que utilizara esta gran oportunidad que tenía para unir a los mexicanos, para unir a los empresarios, a la población y a todos en un mensaje que pudiera contener también una muestra del plan ante una crisis”, manifestó el líder empresarial.

Ahí inicia todo, externó, ante la incapacidad para conectar esto como una crisis en salud, en economía; “y muy posiblemente una crisis en el ámbito social si no la sabemos tomar adecuadamente. Por desgracia no es eso lo que anuncia, lo que hizo este domingo fue un mero semi informe de gobierno”, aseveró.

El empresario manifestó que eso que hizo este domingo fue informar qué logros ha tenido, qué inversiones han hecho, qué han hecho en el tema de la educación; “después nos relata una serie de buenas intenciones donde dice, por ejemplo, la cantidad de empleos que creará en nueve meses, cuando hemos visto los últimos 18 no vamos creo que ni en 350 mil y propone crear 2 millones en nueve meses”.

Es algo sumamente desalentador, reiteró el empresario, y esto porque ven una presidencia alejada de la realidad, y en ese sentido distante a poder tener un plan que pudiera dar tranquilidad en la salud y en la economía del país, para poder mostrar algunos paquetes fiscales o no fiscales, y obrero-patronales.

Desde hace unos 15 días se entregó por parte del Consejo Coordinador Empresarial, una serie de peticiones que no eran más de 10, donde se trataban de mostrar dónde pudieran estar los puntos más delicados para atender en su generalidad a los diferentes gremios y giros en el país, los cuales podrían estar generando economía y generando empleo, “pero en su mensaje de ayer (domingo) ni siquiera menciona esto”, refirió.

No menciona tampoco las medidas que están tomando los estados, aseguró, y dijo que ante la falta de medidas federales, son los estados los que han estado tratando de hacer lo propio. En este sentido destacó lo ha hecho por el gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles, quien amplió este lunes las medidas de contención que ya había presentado hace unos días, primero para hoteles y restaurantes, y ahora a todos los entes económicos del estado.

El empresario externo que aún con esto, nunca será suficiente, en muchas cosas el estado se queda amarrado de manos, sobre todo en cuanto a la cantidad de impactos que puede tener para salvaguardar a las empresas.

La mayoría de las necesidades o de los grandes impactos que se tienen en las empresas es del orden federal, indicó, y si la Federación no tiene esta sensibilidad para acompañar a los empresarios ante este reto de no trabajar, de no perder ninguno de los empleos, de no bajar en lo absoluto las percepciones de ninguno de los empleados, de no dejar de pagar impuestos, de no dejar de pagar obligaciones obrero-patronales, pero no tener ingreso, se complica mucho.

Expresó que esa fórmula pudiera ser sostenible para las empresas grandes y medianas, llevarse 30 días así, que es lo que se plantea, y si no se está viendo un plan estratégico, un plan que pueda ser integral en todos los ejes, no lo van a lograr las mipymes.

Aseguró que no están pidiendo dádivas; “no es que los empresarios estén pidiendo que les regalen nada, simplemente tener sensibilidad y sumarse ante este reto que los empresarios tienen en este momento; eso sería importantísimo pero no lo vemos así”.

En opinión del empresario, el plan también pudo haber sido de unión en vez de seguir con el discurso de que el empresariado es el malo; “yo creo que también ahí dejó pasar una gran oportunidad de poder unir al país. Al final del día, el grupo más vulnerable que es el que él sostiene y que es la prioridad de sus proyectos, depende también del empresariado; si no hay empresas no se pagan impuestos, y si no hay empresas no hay empleo y en esta parte creo que fue momento de cambiar el discurso, de ser más mediadores”.

Dijo que lo mejor hubiera sido que este domingo se presentara un plan y eso estarían debatiendo; si hubiera funcionado o no, “pero de eso a no presentar ningún plan, ningún proyecto, ningún programa, creo que se queda sumamente corto, y el mensaje es muy claro al empresariado: ‘a rascarse con sus propias uñas cada quien desde sus trincheras, nomás no me dejen de pagar el impuesto’. Eso es muy desalentador para los empresarios, no importa el tamaño de la empresa, hace falta más muchísimo más”, indicó.