MORELIA, Mich., 30 de abril de 2020.- Al asistir a la Reunión Interestatal Noroeste COVID-19, el Gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles Conejo, planteó desde Tampico la urgencia de convocar a la celebración de una Convención Nacional Hacendaria, en la cual se analicen los términos y condiciones del actual pacto fiscal federal.

De acuerdo con un comunicado de prensa, afirmó que es impostergable revisar la distribución de los recursos ante la situación financiera que enfrentan las entidades federativas y los municipios, “que presentan grandes presiones de liquidez y de desigualdad con la federación”.

“Es tiempo de que el modelo centralista del manejo de los recursos públicos nacionales se termine. Resulta urgente que, en la convención hacendaria que se propone, se revisen las fórmulas de distribución y compensación de los fondos federales, de participaciones, aportaciones y convenios, que sirven para determinar y asignar los recursos a los Estados y municipios”, enfatizó.

En reunión con los gobernadores José Rosas Aispuro Torres, de Durango; Jaime Rodríguez, de Nuevo León; Miguel Riquelme, de Coahuila; y Francisco García Cabeza de Vaca, de Tamaulipas, Aureoles Conejo destacó la importancia de una distribución equitativa de los recursos.

“A fin de que las desigualdades sociales sean cada vez menos, el monto, asignación y distribución de los recursos federales nacionales debe ser más equitativo y acorde a la realidad de los Estados y municipios en términos de sus necesidades y atención de servicios básicos a su población”, explicó.

Actualmente, detalló, la formula de participaciones federales nos lleva a una distribución de un 80 por ciento para la Federación y un 20 por ciento para las Estados, producto principalmente de la recaudación del IVA e ISR e ingresos petroleros.

“Esos porcentajes ameritan una reflexión, si se adaptan a la realidad de atención que demandan a los tres órdenes de gobierno, toda vez que esto equivale que de cada 100 pesos, 80 pesos son para la federación, 20 pesos para distribuirse entre 32 estados y 4 pesos a distribuirse entre 2 mil 465 municipios y 16 demarcaciones territoriales de la Ciudad de México”, destacó.

Indicó que, en el caso de Michoacán, la entidad recibe por concepto de recurso federal, menos del 5% de lo que aporta.

Por ello, y ante la pandemia mundial que hoy enfrenta México y Michoacán por la propagación del COVID-19, se requiere una mayor demanda de atención de servicios de la población, dijo Aureoles.

“Está propuesta tiene la finalidad de obtener condiciones más favorables en la distribución de los recursos, para que las Estados y municipios puedan atender de manera oportuna y certera los temas de seguridad, economía y salud, tema que particularmente nos tiene preocupados y ocupados”, aseguró.

En la reunión se establecieron los acuerdos a implementar en las entidades participantes para hacer frente a la pandemia, enumerados así:

  1. Aplicar la Telemedicina para la capacitación de todos los neumólogos de cada estado.
  2. Reapertura de actividades no esenciales (escenario con cadenas productivas EEUU), con un proceso seguro.
  3. Prohibir los eventos masivos en panteones y lugares públicos para la festividad del 10 de mayo
  4. Revisión jurídica de Pacto Fiscal y cuantificar gastos del COVID por parte de los Secretarios de Finanzas.
  5. Medidas para atender la violencia intrafamiliar durante la temporada de aislamiento.
  6. No bajar guardia en la batalla del crimen organizado y garantizar la seguridad en los estados.