MORELIA, Mich., 15 de agosto de 2019.- Como parte de los trabajos para la federalización de la nómina educativa, a mediados de noviembre de este año el gobierno de Michoacán y el gobierno federal darían a conocer los resultados de un censo que llevarán a cabo en campo, en cerca de 9 mil 500 escuelas del estado para comprobar que no haya aviadores, como se le conoce a personas que cobran sin trabajar.

“Si hay gente que no está laborando y está cobrando se le dará de baja, si hay gente que tiene más de dos plazas y no las justifica, también se tomarán las medidas que corresponda; la Federación va a recibir una nómina saneada, el Gobernador comprometió transparencia, hemos informado a quién y cuánto se paga”, comentó el titular de la Secretaría de Contraloría (Secoem), Francisco Huergo Maurín.

En entrevista, Huergo Maurín explicó que realizado el primer diagnóstico que cubrió 97 por ciento de los planteles, a mediados de septiembre se pondrá en marcha el segundo procedimiento para verificar en físico el trabajo realizado de manera electrónica.

Se trata de un censo de campo que levantarán 500 jóvenes de la Secretaría del Bienestar, participará la Auditoría Superior de Michoacán y la Secoem; consistirá en la toma de una fotografía de la credencial de elector y validación de la firma del trabajador para tener una actualización de la nómina.

A pregunta expresa, Huergo Maurín dejó claro que las 600 inconsistencias encontradas en el primer diagnóstico se han venido solventando y en esa medida disminuyendo, y aclaró que hasta la fecha no se han encontrado aviadores, sino que estas irregularidades tienen que ver en su mayoría con cambios de adscripción que no habían quedado registrados.

“No hemos encontrado aviadores; lo que hemos encontrado ha sido inconsistencias de cambio de adscripción; al llegar a campo, buscar al maestro, si no se encuentra preguntarle a la comunicad docente, administrativa y padres de familia, si no saben de él se rastrea en otro lado, si al cierre de diagnóstico no se localiza se procederá en apego a la norma”, explicó.

Reiteró que al término del proceso hacia mediados de noviembre, realizado el cruce de información con la Auditoría Superior, se corregirá lo que se tenga que corregir en caso de hallar irregularidades, y recalcó que el gobierno estatal no solapará ilegalidades.