MORELIA, Mich., 29 de marzo de 2020. – El grado medio superior, lo que comúnmente conocemos como preparatoria, es el nivel académico predominante en las filas de las diversas corporaciones de seguridad pública estatal. 

En el 2018, el 37.2 por ciento de los oficiales preventivos, custodios y de investigación que participaron de  la Encuesta Institucional sobre Seguridad Pública (EISP) había concluido únicamente ese grado académico, en contraste con la encuesta anterior, del 2016, se observa un progreso de ocho puntos porcentuales, los que se distribuyeron en su mayoría en los que concluyeron la universidad. 

Por ejemplo, en el 2016 solo el 10,5 por ciento de los encuestados había terminado alguna licenciatura, en la 2018 fue el 18 por ciento, además de que hubo un mínimo avance en posgrados. 

No obstante los avances obtenidos en esta materia, los agentes laboran en condiciones precarias, con bajos ingresos; el promedio salarial es de entre 8 mil a 11 mil 200; el 80 por ciento no cuenta con otras entradas de dinero y debe alcanzar para sostener a familias de entre 3 y hasta 6 miembros. 

Por si fuera poco, ese año más del 60 por ciento no recibió uniformes completos, armas cortas, largas, municiones y a más del 90 ciento ni un gas lacrimógeno les dio la dependencia para la que laboran.