MORELIA, Mich., 1 de junio de 2020.- Tras más de dos meses varados en la capital michoacana, integrantes del circo Hermanos Garner siguen buscando la manera de sobrevivir a la pandemia. En esta ocasión se les ha visto en algunos semáforos vendiendo el producto que usualmente comercializan en las funciones del circo.

Cuando ya casi cumplía un mes el circo establecido de manera temporal en un espacio de libramiento Sur, frente a Gayosso, los integrantes de este espectáculo itinerante pidieron ayuda a la población moreliana para que los apoyaran llevando productos de la canasta básica.

En ese entonces, Quadratín buscó al administrador del circo, de nombre Gustavo Valdés, que a través de este medio manifestó que bajo esa situación complicada de economía, se encontraban 13 familias, unas 45 personas, entre las cuales hay un adulto mayor que tiene 90 años.

El administrador, quien fue buscado en esta ocasión por Quadratín sin resultado, explicó que semanalmente tenían gastos que superaban los 100 mil pesos, entre los cuales incluían la renta del espacio, la nómina de los integrantes del circo y lo necesario para mantenerse en ese lugar. Estos gastos les estaban complicando la economía, porque sin funciones no tenían cómo pagar. Actualmente siguen en espera de que las autoridades les permitan trabajar una vez que baje la crisis sanitaria.

La respuesta de la sociedad moreliana en ese entonces fue favorable y ayudó al circo a poder sortear la situación, sin embargo, tenía la necesidad de pagar sus deudas por lo que en un segundo acercamiento a los medios, y a través de sus redes sociales, sus integrantes pidieron apoyo económico para ayudar a saldar sus cuentas.

Desde hace unos días a la fecha, se ha visto a los integrantes del circo en los semáforos cercanos a la ubicación del circo; comercializan algunos productos relacionados con el espectáculo, y también algodones de azúcar. Cada uno de los productos tiene un costo de 15 pesos, y tienen anuncios donde explican brevemente su situación y piden a la ciudadanía les apoyen comprando lo que venden.