MORELIA, Mich., 20 de noviembre de 2018.- Entre un 5 y un 10 por ciento se incrementa la incidencia de delitos en Michoacán durante la temporada navideña, refirió José Martín Godoy Castro, titular de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE).

Expresó que, en particular, se detecta un aumento en la recurrencia de robos y asaltos a personas, debido a que a partir de la primera quincena de noviembre los trabajadores inician el cobro del aguinaldo, “momento que la gente aprovecha para la comisión de delitos”.

El periodo vacacional de invierno, que muchos aprovechan para salir de sus localidades, también incentiva la colisión de ilícitos, al existir una cifra mayor de viviendas solas y que no siempre cuentan con las medidas de seguridad apropiadas.

Finalmente, la afluencia de paseantes, sobre todo procedentes de otros puntos del estado y el país, inclusive del extranjero, que se acentúa en la temporada navideña puede ser un aliciente para quienes pretenden incurrir en conductas criminales

José Martín Godoy mencionó que se prevé cerrar 2018 con un reporte de alrededor de 35 delitos cometidos, la mayor parte de los cuales consisten en robo y asalto a personas, negocios y casa habitación.

Agregó que esta recurrencia se vincula con la actuación de jóvenes menores de 24 años, afectados por problemáticas de adicciones que están en busca de recursos económicos para la adquisición de estupefacientes.

Población es menos vulnerable a la extorsión telefónica

El titular de la PGJE afirmó que los ciudadanos residentes en Michoacán son “más conscientes” de la existencia de los llamados telefónicos con fines de extorsión y de los procedimientos a implementar para reducir el riesgo de ser víctima de este ilícito.

Explicó que por este delito la PGJE sólo ha recibido una denuncia, el mes de octubre, debido a que las personas inclusive juegan o bromean con los extorsionadores.

Recordó que una proporción significativa de las llamadas telefónicas de extorsión se origina en los centros penitenciarios; manifestó que se tiene el reporte de un caso en Michoacán donde el afectado interpuso una denuncia que permitió ubicar al responsable en un centro penal fuera de Michoacán.

“Pareciera que la gente que se dedica a esto un día agarra y se pone a llamar a los negocios o a las casas al azar, ésa es la forma de operar”, reiteró Godoy Castro.

No obstante que la población es menos susceptible a creer en los amagos de quienes buscan extorsionar vía telefónica, el titular de la PGJE invitó a quienes reciban estas llamadas a colgar y presentar una denuncia, a fin de facilitar la localización del responsable y procesarlo.

Acotó que al momento no se han identificado casos de extorsión telefónica originados en centros penitenciarios de Michoacán.