MORELIA, Mich., 11 de mayo de 2021.- Una multa por 200 mil pesos y la reparación de los daños ocasionados enfrentarían los responsables de la obra del fraccionamiento campestre Puerta del Bosque, en la tenencia de Jesús del Monte, refirió Juan Carlos Vega Solórzano, titular de la Procuraduría Ambiental (ProAm).

Vega Solórzano indicó que luego de la suspensión de las obras tendientes a la creación del fraccionamiento campestre Puerta del Bosque, el pasado 2 de febrero, por inconsistencias con el manifiesto de impacto ambiental (MIA), los responsables del proyecto llevaron a lo contenciosos imposición de la multa y se espera que en el corto plazo el Tribunal de Justicia Administrativa (TJA) emita una resolución.

La determinación de la ProAm fue imponer una multa por 200 mil pesos y la reparación del daño, que implica la reforestación de la zona, la recuperación de la cobertura vegetal y la restitución de las condiciones originales del sitio, aledaño a la comunidad de Río Bello.

“Estamos en los tiempos previstos por la ley para desahogar las pruebas pertinentes, y confiamos en que el TJA nos dará la razón, porque no sólo actuamos conforme a derecho, sino respondiendo al interés general”, reiteró.

Cuestionado sobre el monto de tres millones de pesos que inicialmente se dio a conocer como monto de la multa a imponer a los constructores de Puerta del Bosque, Juan Carlos Vega mencionó que en un primer momento se pensó que los daños habrían alcanzado al área natural protegida de Pico Azul, pero al constatar el lugar perjudicado con geolocalización se verificó que esta área está intacta, lo que hizo que la sanción económica decayera.

Agregó que la multa que paguen los responsables del fraccionamiento campestre no se entregará a la población de Río Bello o a la tenencia de Jesús del Monte, sino que se podrá convenir para ser ingresada al Fondo Ambiental o depositada en la Secretaría de Finanzas y Administración (SFA).

El titular de la ProAm manifestó que la competencia estatal se concentró en el MIA, mientras que al municipio corresponde la obra del camino que se instaló para arribar al fraccionamiento, localizado sobre una brecha y que afectó a un cuerpo de agua cercano, mientras que a la Procuraduría Federal de Protección al Medio Ambiente (Profepa) toca sancionar la tala efectuada.