CIUDAD DE MÉXICO, 8 de abril de 2021.- El escenario de caos proviene de cualquier fenómeno natural violento o provocado por el hombre; ayudar a salvar vidas y localizar personas enterradas entre fierros retorcidos y escombros es tarea vital de la Unidad Canina K9 de Rescate y Salvamento, del Programa de Manejadores de Perros de Búsqueda y Rescate (PMPBR) de la UNAM, reconocido internacionalmente. 

Asemeja una situación de desastre, en el que las estructuras están vencidas, es la escena de un derrumbe piedra sobre piedra; en un perímetro de decenas de metros cuadrados es donde entrenan los 29 binomios perro-humano. 

Para Julio Velázquez Rodríguez, titular de la Unidad Canina K9 de la Universidad Nacional, esto que se avista alguien diría que es un tiradero de cascajo, pero no es así: todo lo que está encima les sirve a los perros, ya que en la realidad esto es a lo que el cuadrúpedo se enfrentará; sin embargo, no está ni al 30 por ciento de lo que realmente se encuentra en los desastres. 

“Lo vimos en el sismo de 2017, donde las estructuras derrumbadas siguen teniendo una altura de varios metros sobre el nivel de la calle y el perro se enfrenta a esos montones de escombro y de situaciones complejas, lo que pretendemos es que el animal esté muy habituado a todas esas situaciones”, expuso. 

Más información en Quadratín México