CIUDAD DE MÉXICO, 11 de enero de 2019.- Con la insistencia de que el plan para combatir el robo de combustible ha dado resultados, el presidente de México Andrés Manuel López Obrador advirtió que continuará la estrategia y “a ver quién se cansa primero”.

Por ello, el mandatario federal anunció que para mantener una mayor vigilancia de los ductos de Pemex, se comenzarán a realizar rondines aéreos sobre las líneas de distribución.

López Obrador detalló que se aumentará la protección de las instalaciones de Pemex y sus ductos, por lo  que elementos de la Policía Federal se unirán a los de la de la secretaría de la Defensa para realizar la custodia de la pipas en sus traslados, a la par de la vigilancia aérea por parte de helicópteros de la Sedena y la creación de bases.

Aquí, la nota completa: Quadratín México