JUCHITÁN, Oax., 10 de mayo de 2016.-El cura defensor de migrantes, Alejandro Solalinde, aseguró que el Gobierno llevará tatuados a los 43 jóvenes de Ayotzinapa, siempre y toda su existencia.
 
Durante la inauguración de la exposición Carteles de Ayotzinapa en Juchitán, Solalinde mostró su indignación por lo que él llamó “montaje de Estado” que el gobierno federal creó para cubrir la verdad, la que el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) dio a conocer.
 
“A Ayotzinapa lo tendrá tatuado el gobierno para toda su existencia, jamás lo podrán borrar. El GIEI nos enseñó que la verdad oficial fue un montaje que mostró las mentiras que creó el gobierno de Peña Nieto, por eso no creemos en ellos, por eso nos  duele mucho que este gobierno supo y sabe dónde están los jóvenes, no lo puede y no lo podrá ocultar”, manifestó el Premio Nacional de Derechos Humanos.
 
Para el clérigo, no todo está perdido en México, aunque el cambio no vendrá con los que están arriba, con los que ostentan el poder y creen que son propietarios del país, sino que el cambio vendrá con los de abajo, con los jóvenes y mujeres, así como los artistas comprometidos con la justicia y la verdad.
 
“Para lograr un cambio verdadero en México no son suficientes las manifestaciones, que no están mal, pero como pueblo debemos de hacer un frente común estratégico que nos una a nivel nacional. Estamos convencidos que el cambio se va dar en 2018, porque no podemos seguir con el cinismo de los partidos políticos”, argumentó.
 
Sobre las elecciones en Oaxaca, Solalinde Guerra opinó que se van a renovar cargos pero no servicios, pues para él no hay nadie que venga a responder a un estado hambriento de justicia, sólo ve personas ajenas a las necesidades de los pobres y los indígenas.
 
“Sólo veo personas que han vivido en otro tipo y tren de vida, insensibles a las necesidades, eso me da pena. Veo candidatos y personas que van pasando de cargo en cargo. Lamento que a estas alturas no tengamos una mujer o un hombre que la gente vea con esperanza. Veo un Oaxaca con seis años de lo mismo o peor”, dijo.