MORELIA, Mich., 16 de septiembre de 2020.- Un Poder Legislativo dividido, con posiciones antagónicas, con un grupo empeñado en suplantar a los órganos directivos y una Representación Parlamentaria sentida porque no se han respetado sus derechos, es el que le tocó presidir a Octavio Ocampo, un diputado más de territorio que de reuniones.

Por eso es que uno de los retos que tiene enfrente es el de unificar al Congreso del Estado, respetando la forma de pensar de cada uno de los 40 diputados, ya que son pares, pero también a partir del reconocimiento de que ningún grupo hace mayoría por sí mismo, lo que muestra la pluralidad política no solo del Poder Legislativo sino de los michoacanos, indicó en entrevista telefónica.

Por lo pronto, dijo que ya se reunió con los diputados de la Representación Parlamentaria y mostraron buena disposición a seguir trabajando juntos para sacar los grandes temas que tienen por delante como Legislatura como son la designación del presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, dos magistraturas del Supremo Tribunal de Justicia del Estado y el paquete fiscal 2021.

Dialogar con el grupo anti Jucopo que dice contar con los votos de 25 de los 40 diputados y que es el que obstaculiza cualquier acuerdo o que incluso tira acuerdos cuando llegan al pleno de la 74 Legislatura es más complicado porque señaló que él como presidente de la Mesa Directiva forma parte y tiene voz, pero no voto.

Pero sí tiene voz y voto en la Conferencia para la programación de los trabajos legislativos y es a la que se va a enfocar, ya no para discutir que temas van a presentar sino como van a sacar más de 500 iniciativas que se han presentado y que están pendientes de dictamen para volver al pleno y someterse a votación.

Entre sus prioridades está reunirse con los secretarios técnicos de las 28 comisiones dictaminadoras, así como con el personal de la Secretaría de Servicios Parlamentarios para revisar porque se han atorado tantas iniciativas y cómo pueden apoyar a los legisladores a abatir el rezago que hay.

Aunque fue electo como presidente para el tercer año legislativo dijo que todavía es incierto el tiempo que va a estar, pero el que sea, va a actuar de manera institucional, buscando dignificar el trabajo legislativo, lo cual también es un reto porque todos los presidentes dicen más o menos lo mismo cuando son electos y él no quiere que se quede en un discurso más.

Además, todo eso tendrá que enfrentarlo en medio de la pandemia de Covid 19 que constituye un reto más, por lo que reiteró su llamado a cada uno de los 40 diputados para que asuman su responsabilidad, dejen a un lado diferencias y hagan del Congreso del Estado un espacio de debate, de acuerdos y cordialidad.