Atención

Con el propósito de ofrecer una mejor experiencia dentro de nuestro sitio web, le sugerimos que actualice su navegador, ya que usted cuenta con una versión de internet explorer antigua, que ya no tiene soporte por parte de microsoft y que representa un riesgo de seguridad para usted.

Sigue nuestra transmisión en vivo.
Click para seguir la transmisión
x
Foto: Archivo

Suprimir delegaciones, invasión de Obrador a gobierno estatal: Silvano

Dalia Villegas Moreno/Quadratín
 
| 13 de julio de 2018 | 7:05
 A-
 A+

MORELIA, Mich., 13 de julio de 2018.- El gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles Conejo, consideró negativo el anuncio del virtual Presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, de suprimir las delegaciones federales en el país y en la entidad designar un coordinador de programas de desarrollo, ya que advirtió una intromisión que acabaría por invadir y arrinconar al Gobierno del estado.

“Me parece muy grave; va haber un coordinador de Gobierno con todo y programas, y aquí un Gobierno estatal sobreviviendo; porque aquí, consecuencia del régimen que hemos tenido por décadas, el que invade y te va a arrinconar es el gobierno de la República que tiene los instrumentos”, comentó Aureoles Conejo en entrevista con el periodista Carlos Monge Montaño.

El presidente estatal de Morena, Roberto Pantoja Arzola fue nombrado este miércoles por López Obrador como próximo coordinador estatal de programas de desarrollo, parte de un proyecto que implica la supresión de delegados federales, no así de la estructuras de las dependencias ni de sus trabajadores de base.

Aunque se refirió al nuevo gobierno como “la reencarnación del viejo PRI”, Aureoles Conejo dejó clara su disposición de colaborar con éste de manera institucional; reconoció el triunfo contundente de Morena en las urnas, lo que, sin embargo, hizo notar que fue resultado no de su mérito en los últimos 12 años, sino de un trabajo del a izquierda en México que se consolidó con la fundación del PRD hace tres décadas.

Al señalar que si bien el triunfo de López Obrador abre el telón a una nueva etapa en México, es paradójico que la rigidez y verticalidad del líder morenista reivindica la figura del presidencialismo, harto caduca, por lo que señaló que más que una política social basada en la subsidiariedad que minaría las finanzas públicas, son necesarios cambios de fondo.

Señaló que uno de los principales retos es el de la inseguridad; en ello criticó el planteamiento lopezobradorista de “pacificar” al país, como éste estuviera en guerra, cuando no es así, sino que lo que hay es el arraigo de una delincuencia organizada al amparo de la corrupción y consecuencia de la falta de presupuesto suficiente desde los municipios, primer eslabón en la cadena de la gobernabilidad.

En apego a la congruencia, dijo, en defensa de su derecho a expresarse libremente, y sin temor a revanchas del próximo presidente de México, sostuvo que el ex candidato del PRI-NA-PVEM José Antonio Meade representaba la mejor opción de gobierno para el país, pero adelantó que sabrá reconocer cuando las decisiones de López Obrador, a quien advirtió que deberá gobernar para todos y no solo para sus simpatizantes, sean en beneficio de México.