MORELIA, Mich., 16 de mayo de 2019.- Un rezago de mil 100 demandas inactivas en su mayoría presentadas por trabajadores en contra de los ayuntamientos, encontró el nuevo presidente del Tribunal de Conciliación y Arbitraje Érik Alejandro González.

“Había mil 100 demandas guardadas, me persigné y darle, eso ocasionó cerca de 250 amparos en contra del Tribunal porque los litigantes decían: ¿qué está pasando con mi expediente? presenté una demanda desde hace seis meses y no se procesa”.

En entrevista colectiva realizada durante la inauguración del Foro para la democracia y libertad sindical: análisis y sentido de la reforma laboral para el siglo XXI, informó que ya fueron admitidas alrededor de 600 de esas demandas y la meta es que para el próximo mes de junio estén admitidas en su totalidad.

Indicó que alrededor del 80 por ciento de esas demandas son por los despidos injustificados que se dan cada vez que hay relevo en las administraciones municipales que estaban rezagadas por hubo una reforma que obliga a la conciliación antes del arbitraje.

González consideró que si bien la recién aprobada reforma laboral no afecta directamente la labor del Tribunal si impactará la carga de trabajo porque varios organismos van a regirse por el apartado B de artículo 123 en sus relaciones laborales.Consideró que la reforma es importante porque tiende a fortalecer la libertad sindical, crea o modifica órganos porque desaparecen las juntas locales y se crean los tribunales especializados en materia laboral, así como el Centro Federal de Concliación y Registro Laboral, además de que establece protocolos contra la discriminación.