MORELIA, Mich., 25 de septiembre de 2018.- Al menos 65 empleados del Congreso del Estado que no tienen funciones específicas ni un espacio físico donde laborar serán despedidos como parte del programa de austeridad de la 74 Legislatura, acordaron los integrantes de la Junta de Coordinación Política.

Su liquidación tendrá un costo de entre cinco y millones de pesos de acuerdo con la corrida que les presentaron, en la que se prevé el pago de uno a tres meses de indemnización, según se den las negociaciones con cada uno de ellos, informó el coordinador del grupo parlamentario del Partido Verde Ecologista de México, Ernesto Núñez Aguilar.

Además, se está buscando un esquema para liquidar los 120 trabajadores basificados por la 72 Legislatura ya que el costo sería de alrededor de un año del salario que perciben pero serían economías en los años siguientes.

Los 65 que serán despedidos fueron contratados en legislaturas pasadas, la mayoría en la 72 Legislatura y se hará sin siquiera realizar una supervisión donde se supone es su centro de trabajo ya que se corre la voz y todos se presentan, aunque solo sea a pararse en los pasillos de la sede del Poder Legislativo.

Tampoco se revisará quien los contrató porque la experiencia de la 73 Legislatura que intentó deshacerse de esos contratos se frenó cuando se identificó que eran de los grupo parlamentarios de los Partido Revolucionario Institucional y del de la Revolución Democrática y se optó por hacerse de la vista gorda, indicó el legislador.

Por eso ahora los despidos serán a rajatabla aprovechando que al cierre del ejercicio fiscal 2018 habrá un superávit de alrededor de 26 millones de pesos, más las economías que se generen con la reducción de los salarios de los diputados, así como de los asesores, cuyos salarios ya estaban proyectados en el presupuesto.

En todo caso, si con el paso de los días se detecta que había personal indispensable para un mejor funcionamiento del Poder Legislativo se podrían volver a contratar, indicó el diputado.