MORELIA, Mich., 1 de junio de 2020.- La llegada de las medidas sanitarias para evitar el contagio del Covid 19 trajo también restricciones y cambios radicales en los hábitos de vida. Uno de ellos fue el evitar sitios con multitudes o con grandes concentraciones de personas, como cines, restaurantes o bares. Esto podría significar un ahorro (o no) para las personas, por lo que en Quadratín salimos a preguntar sobre este tema.

“Sí, pues sí es un ahorro” dice Daniel, un joven estudiante que dice que en el periodo de la cuarentena por la pandemia ha ahorrado alrededor de 5 mil pesos; “es que no he salido”, explica, aunque dice que lo mantienen sus papás; ellos han ahorrado al no enviarlo a la escuela. Cuenta que cada 15 días aproximadamente iba al cine y ahora se dedica a ver Netflix en la casa. Por cada salida a algún bar, se gastaba unos 200 pesos, asegura.

Jennifer, una joven mujer, primero expresa no saber exactamente cuánto se gasta por salida. Después manifiesta que cada fin de semana que solía ir algún bar, pagaba alrededor de 500 pesos, aunque no bebe mucho. Dice que el gasto que regularmente hace para ir al cine es de unos 200 pesos.

Una mujer profesionista, Karen, dice que no ha podido ahorrar ni un peso porque la economía prácticamente está parada; “veo mucha gente, los locales y los negocios están cerrados y esto nos ha pegado mucho, independientemente de la salud, que sí es real”, expone, y dice que este domingo, una conocida de ella, médica, falleció en Uruapan a causa de Covid 19.

Reitera que no ha podido ahorrar nada, al contrario, sus deudas se han incrementado porque ha solicitado préstamos bancarios. Dice que independientemente de su trabajo formal, no realiza otra actividad; “todos vivimos de algo más” segura Karen.

“Claro que sí he ahorrado, porque no hay en qué gastar ahorita por la pandemia y por la seguridad de todos”, señala Miguel, quien dice que solía ir a restaurantes, cines y algunos lugares de recreo; “prácticamente uno se anda ahorrando, bajita la mano, unos 500 semanales entre gastos, chucherías y otras cosas; acuérdense que los gastos ‘hormiga’ son los que más duelen y menos se notan”, expresa.

Para Guillermo, un joven de 15 años, todo sigue igual. Explica a Quadratín que sigue gastando lo mismo porque sus papás le dan y él va a la tienda o al Centro a comprar cosas: “gasto lo que me dan mis papás en cosas, en la tienda… y cosas así”, expone y segura que no recibe mucho dinero.