MORELIA Mich., 3 de julio de 2020.- El ex subsecretario de Seguridad Pública en Michoacán, Carlos Gómez Arrieta, negó que haya sido detenido por elementos de la Fiscalía General de la República y explicó que la FGR solo le hizo llegar una orden de cateo y de presentación para declarar en torno al caso de la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa.

Entrevistado vía telefonica, Gómez Arrieta manifestó que él se mantiene en disposición de declarar ante las autoridades federales y negó que ande huyendo.

El comandante agregó que hubo un procedimiento de rutina, donde los elementos federales llegaron a su casa en el fraccionamiento Tres Marías con una orden de presentación y realizaron un cateo de rigor, “para comprobar que no me encontrara en esos momentos en mi domicilio”.

“Sigo el proceso de mi defensa, solamente que los juzgados se mantienen cerrados por la pandemia. Pero aquí estoy, dando la cara”, puntualizó el exjefe de seguridad de San Lázaro.

“Estoy a la espera de los informes de mis abogados que les serán entregados por los juzgados. No eludo a la justicia”, insistió el mando policial, quien pidió un juicio justo y no ser objeto de una satanización pública para justificar compromisos políticos.

El ex militar es señalado de maltrato físico a un integrante del grupo criminal de Guerreros Unidos, señalado como responsable de asesinar a los normalistas de Ayotzinapa.

Hace unos días, el Fiscal General, Alejandro Hertz Manero, afirmó que la verdad histórica sobre la matanza de Ayotzinapa fue derrumbada, mientras que la FGR liberaba casi medio centenar de nuevas órdenes de aprehensión contra policías de Guerrero, vinculados al caso y se solicitaba el apoyo de la Interpol para la localización, detención y extradición, en su caso, de Tomás Cerón, ex titular de la titular de la Agencia de Investigación Criminal que llevo a cabo las pesquisas de los estudiantes desparecidos.