MORELIA, Mich., 18 de septiembre de 2018.- Con la experiencia reciente de uno de los sismos más fuertes en la historia de México, acontecido en el aniversario 32 del terremoto de 1985, los morelianos continúan sin tomar previsiones básicas en caso de este tipo de contingencias.
Luis, Dámaris y Miguel Ángel reconocieron ante la cámara que no cuentan con un plan de reacción ante un temblor y tampoco con una mochila con sus documentos importantes, agua y alimentos enlatados, que recomiendan las autoridades de Protección Civil.
Los encuestados admitieron que de trata de un tema de desidia y despreocupación ante tales hechos, incluso Luis sostuvo que esas actitudes pueden derivarse de la cantidad de población y vivienda.
“No cuento con una mochila, pero seguro las ciudades grandes, donde causó muchos estragos lo tengan”… “Siendo sincero no la tengo. A lo mejor es un poco de inconsciencia que no lo tome muy en serio el estar preparado para este tipo de desastres…”, fueron los comentarios de Luis y Miguel Ángel, respectivamente.
Dámaris añadió que también puede ser producto de la falta de información disponible, por ello es que hizo un llamado a la gente a acercarse a los medios de comunicación y conocer las recomendaciones, qué debe contener el kit de supervivencia y también sobre los sitios considerados seguros en caso de temblor. 
 
“No tengo uno y no sé qué debe contener… Supongo que hay mala información”, refirió Dámaris, joven estudiante que también admitió ignorar cuáles son los sitios seguros de su domicilio. 
 
Entre los encuestados, solo uno aseguró tener parte del kit, ya que tiene un botiquín disponible y listo para usarse cuando sea necesario, no obstante, no está equipado con los documentos de identidad.
 
En contraste, Humberto, quien ha tenido suficiente vida para experimentar los estragos del terremoto del 85 y el del 19-S de 2017, conoce las recomendaciones de Protección Civil.
“Hay que estar al pendiente de todos los llamados y estar bien informados… Si tiembla inmediatamente hay cerrar los tanques de gas, las lámparas de pila hay que tenerlas a la mano, agua suficiente, un teléfono, resguardarse en una mesa o algún lugar seguro, que impida caiga un golpe, algo de arriba y no bajar las escaleras…”, explicó.
Hay que aclarar un elemento de las recomendaciones de Humberto: según expertos de Protección Civil, resguardarse bajo la mesa ha dejado de ser altamente recomendado, ya que en México la mayoría de los hogares tienen techos fabricados a base de concreto, por lo que de caer una loza rompería fácilmente una mesa. Lo ideal es ubicarse en el llamado triángulo de la vida, para que si cae el techo se forme una diagonal y no aplaste al individuo.