MORELIA, Mich., 16 de noviembre de 2018. – Michoacán se encuentra entre las 20 entidades de la República que no ha logrado certificar un solo de los penales estatales, de acuerdo a información pública de la Asociación Americana de Correccionales (ACA).

No obstante los cambios realizados en el sistema penitenciario al dotarlo de autonomía al separarlo de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), y un presupuesto propio hace dos años, los penales no lograron acceder a la certificación.

Durante su gestión el ex coordinador logró consolidar las llamadas ferias de las artesanías de los centros de Reinserción Social, iniciada por el entonces subsecretario Alejandro Montiel Villaseñor.

También se logró acceder a la acreditación del 90 por ciento de los custodios de los penales, la conformación de la academia para los elementos y el acceso de 320 elementos al Certificado Único Policial.

La actual coordinadora recibe certificadas cuatro cocinas de igual número de penales, reconocidas por la Secretaría de Gobernación con el Distintivo H, el que se da por la calidad e higiene de los alimentos que se sirven.

Además, se instaló la denomina Comisión Intersecretarial y dieron avances en el proceso de colaboración entre dependencias como la Secretaría de Educación en el Estado y la Secretaría de Salud.

De igual modo, con el fomento de la industria penitenciaria, uno de los pilares de la reinserción social, se firmaron convenios con empresarios para la maquila de ropa, así como para la fabricación de bolsas de plástico, manguera y acolchado.

En materia educativa penales como el de Maravatío, Zitácuaro, Tacámbaro y Uruapan, lograron meter a estudiar a más del 50 por ciento de la población, interna.

En las unidades de medidas cautelares se inovó con la implementación de sistemas biométricos para el pase de lista, para acabar con supuestos de que salen algunos internos del penal a cambio de dádivas a los custodios, y entregaron brazaletes electrónicos para monitorear a quienes accedieron a una medida distinta a la prisión.

Sin embargo, Citly Velasco Martínez tiene hacerle frente a retos estructurales para el Sistema Penitenciario de Michoacán, y que no solo es la certificación de los penales.

Los retos…

1- Continúan operando los centros de Reinserción Social sin un reglamento de cómo van a operar.

2- El sistema penitenciario tampoco cuenta con los manuales generales y específicos de operación de los programas derivados de los cuatro ejes de reinserción social.

3- La Comisión Intersecretarial no ha sesionado desde febrero del 2017.

4- No se cuenta con Comisión de Honor y Justicia.

5- El Plan de Integral de Reinserción Social sigue pendiente por terminarse, situación que lleva a que cada director ejecute su propio proyecto para reisertar a la sociedad a sus internos.

6- Sigue sin una página oficial donde se transparente sobre su trabajo.

7- Pendiente por certificar la Unidad de Medidas Cautelares.

  1. – Acabar con el auto y cogobierno en los penales, como ha señalado en sus informes la Comisión Estatal de Derechos Humanos.
  2. Terminar con el cobro de cuotas en las visitas conyugales y privilegios a ciertos internos, como advierte el estudio de la ACA.
  3. Brindar servicios médicos de calidad y atención a los suicidas. Este año hubo dos casos en Morelia y uno en Zamora.
  4. Abusos a los derechos humanos en los internos por parte del personal de seguridad, conforme se ha observado en las quejas reunidas a lo largo del año.
  5. – Resolver si se va a ocupar el penal de Los Reyes como un centro d alta seguridad para los internos con perfiles altos y despresurizar los penales como el de Delitos de Alto Impacto.

La actual coordinadora cuenta con experiencia en la administración de los penales, fue directora del penal de Zamora y Tacámbaro, sin embargo en este último no logró certificarlo como se había proyectado.