MORELIA, Mich., 16 de febrero de 2017.- Al señalar que desde hace siete años no reciben un aumento y que les fue suspendida la entrega periódica de bonos, los 19 magistrados y cinco miembros del Consejo del Poder Judicial Michoacán no se reducirán el sueldo que perciben, de 112 mil 500 pesos mensuales, y no tienen intención de suspender la partida de 20 mil pesos adicionales al mes que se les otorga para seguridad privada.

“El gran problema es que desde hace unos siete años no hay aumentos de sueldos para magistrados; un magistrado en términos actuales gana menos que antes de 2007; a raíz de que surgió el Consejo del Poder Judicial surgió la Ley del Fondo que vino a cancelar la asignación de bonos”, comentó el presidente del Supremo Tribunal de Justicia, Marco Antonio Flores Negrete, quien respondió un tajante “no” ante los cuestionamientos de la prensa.

Explicó que dicha norma extinguió los bonos que se entregaban de manera periódica a magistrados, también los bonos anuales destinados para jueces y para el resto del personal; “ya no hay bonos, desaparecieron, y únicamente se entrega uno al año, equivalente a 15 días de salario a todo el personal”.

Y aunque señaló que el salario que actualmente perciben los jueces es merecido y reivindicativo, cuestionó que en algunos casos, como el de Justicia para Adolescentes, el juez en funciones gana lo mismo que un magistrado del Poder Judicial, debido a que en su caso sí se han dado incrementos que ya empataron con los de los magistrados.

Considerando también el sueldo de consejeros, jueces y directivos de primer nivel, el Poder Judicial de Michoacán destina alrededor de 6 millones de pesos mensuales para cubrir el salario de 112 mil 500 pesos que perciben los 19 magistrados del Pleno; lo que representaría en números redondos un monto anual de 25 millones 656 mil pesos anuales.