VANCOUVER, V.C., 4 de septiembre de 2018.- El Puente Lions Gate fue inaugurado en 1938 y es oficialmente conocido como First Narrows Bridge. Es un puente colgante que cruza desde las orillas de Burrard Inlet hasta la Costa Norte, conectando así Vancouver con la ciudad de North Vancouver, en Canadá, las cuales se confunden pues algunas personas piensan que es la misma ciudad, cuando en realidad son distintas. El término Lions se refiere a una localidad ubicada en North Vancouver.

Fue diseñado por el escultor Charles Marega y su material principal es el concreto y metal. El viaducto tiene una longitud de mil 823 metros y su punto más alto es una torre de 111 metros de altura.

La construcción comenzó el 31 de marzo de 1937, con un costo inicial de casi 6 millones de dólares canadiense de aquel entonces, algo así como 100 millones de dólares canadienses actuales, y en pesos mexicanos, mil 500 millones.

El 24 de marzo de 2005 el puente Lions Gate fue designado como Sitio Nacional Histórico de Canadá.

Pasando al tema de la película, esta fue filmada en su totalidad en la ciudad de Vancouver, Canadá. El rodaje comenzó en octubre de 2010, y es protagonizada por Nicholas D’Agosto, Emma Bell y Miles Fisher.

Desde un principio se pensó en que la cinta fuera una precuela de toda la franquicia de Destino Final, y el accidente inicial filmado en el Lions Gate Bridge. Para lograr esto, tuvieron que cerrar el puente durante ciertas horas y algunos días, debido al gran tráfico vehicular que este puente genera para aquellos que se transportan desde Vancouver hasta North Vancouver.

Por lógica, no todo se filmó en este lugar. Después, dentro de unos estudios, se recrearon ciertos puntos del puente, tales como el suelo y algunos cables que lo suspenden, para posteriormente ser grabados con pantalla verde y agregar los efectos en postproducción.

Destino Final 5 fue la tercera película que recaudó más dinero en su primer fin de semana después de la primera entrega y Destino Final 3, con un total de 18.4 millones de dólares.

Tan solo en Estados Unidos, recaudó más de 42 millones de dólares y 115 millones en el resto del mundo, haciéndola así la segunda película más taquillera de toda la franquicia.

Asimismo, es la primera y única película de todas en recibir buenas críticas, tanto por la historia, actuaciones y efectos especiales, los cuales, éstos últimos, dejaron mucho que desear en las entregas anteriores, especialmente por la anterior, Destino Final 4.