MORELIA, Mich., 16 de enero de 2021.- Las restricciones que exigen que los mercados sobre ruedas ya no esten operando los domingos, para evitar que se conviertan en focos de infección de covid, han provocado que otros días se abarroten estos lugares, lo que parece una medida insuficiente. 


Aún así, algunos comerciantes señalan que cerrar este tipo de mercados, les ha generado una disminución drástica de dinero, lo que complica su situación económica, ya que en estos tianguis, se dan sus días más fuertes de venta. 


En un recorrido por el tianguis que se ubica entre la avenida el Pedregal y la calle Manuel Fernando Soto, a la altura de la colonia Emiliano Zapata, Quadratín dio cuenta de la presencia de una gran cantidad de personas, más de la que suele haber un sábado regular, señalaron algunos comerciantes. 

Fabiola, quien se dedica a la venta de aguacate, también se coloca los días domingo en la avenida Pedregal; “ahora no nos van a dejar vender”, dice, y expone que ese día es su venta buena, pero entiende que se debe a que ha crecido el contagio de covid. Para ella, este sábado hay más personas que otros días; “pero sí nos pasan a amolar a nosotros, porque se vende más el día domingo”, dice y asegura que le tocará quedarse en casa. 


Para Leticia, que se dedica a la venta de bolillos y teleras, la medida de cerrar los domingos los comercios no le afecta, porque ella solamente vende los sábados. “La gente como que se vino más temprano y salió más, vino más gente”, expone, y es por ello que ya logró vender todos sus productos.

 
En el caso de Sandra, vendedora de ropa, expone a Quadratín que la medida les ha caído muy pesada, porque es el día que más venden; “es el día en el que como que las personas descansan, no trabajan, y es cuando más van al mercado. Para mí, que soy la que se encarga de mis hijos, de mantenerlos a los tres, sí me afecta mucho porque es un día en el que ya no voy a percibir, como quien dice, mi sueldo”. 


Cuenta que al tianguis de la avenida El Pedregal, asiste gente de toda la ciudad de Morelia, cosa que no sucede con el mercado que se pone el sábado, y que es más local, desde su punto de vista. 

“Lo que veo es que la gente no trae su cubrebocas y vienen muchos”, dice, y explica que incluso han ofrecido gel a las personas y no lo aceptan; “nosotros, como la gente de los puestos, estamos acatando (el protocolo de salud), pero la gente que viene, si no lo acata, se va a seguir, yo pienso que si la gente acatará todo disminuiría mucho los contagios, y nos dejarían trabajar a todos, asevera Sandra.