Atención

Con el propósito de ofrecer una mejor experiencia dentro de nuestro sitio web, le sugerimos que actualice su navegador, ya que usted cuenta con una versión de internet explorer antigua, que ya no tiene soporte por parte de microsoft y que representa un riesgo de seguridad para usted.

Localizan 2 cuerpos con el tiro de gracia en carretera a San Lorenzo Leer más
x
Sigue nuestra transmisión en vivo.
Click para seguir la transmisión
x
Foto: Luis Felipe Reynoso/Quadratín

Inició vorágine de asistentes a El Grito a las 21 horas

Luis Felipe Reynoso/Quadratín
 
| 15 de septiembre de 2017 | 21:50
 A-
 A+

MORELIA, Mich., 15 de septiembre de 2017.- En las cercanías del Centro Histórico, cerca de la calle Cuautla, el tráfico estaba reducido. Para las nueve de la noche, la complicación venía por la calle Santiago Tapia al llegar a la altura de el teatro Samuel Ramos, sin embargo tampoco era para tanto.

“No joven, dos cuadras más para allá hasta Miguel Silva”, le decían unos policías a un joven que preguntaba por dónde podría atravesar hacia el Centro. Otros se molestaban por lo tedioso del operativo, “así es la ley mijo, hay que aguantarse”, pedía un oficial a uno de tres jóvenes que querían pasar ya.

La policía cumplía su misión ante la molestia de algunos ciudadanos que tenían que trasladarse más allá; “¡de ese tamaño es su miedo güeyes!” les gritaban a los guardianes del orden.

“Pléguense, una sola fila”, repetía una y otra vez una oficial de la Policía Municipal a los que iban llegando al control de acceso, y mientras la fila de los 100 metros esperaba poder ingresar, decenas de comerciantes ofertaban playeras de mariachis y distinta parafernalia con motivos de las fechas patrias, “¡a 10 pesitos, a 10 pesitos!” se escuchaba constantemente entre la multitud.

Después se hicieron dos filas; una de hombres y otra de mujeres, algo que facilitó la entrada a la zona restringida del Centro Histórico de la capital michoacana.

Pero no paraba ahí, una fila de aproximadamente 20 cadetes varones pasaban ‘bascula’ a los que iban entrando, y lo mismo ocurría con las mujeres, que eran bolseadas por un contingente parecido de mujeres cadetes. Todo esto a la altura de la calle Serapio Rendón esquina con la avenida Madero, y apenas eran las nueve y media de la noche.

Comentarios

Notas relacionadas

Principales