MORELIA, Mich., 11 de enero de 2019.- Ahora con el desabasto de gasolina las personas han desempolvado sus bicicletas y piden que se las arreglen rápido; el trabajo ha aumentado un 90 por ciento, señala Ignacio Soto, especialista en bicicletas del negocio El rápido, ubicado por el monumento a Lázaro Cárdenas.

Se ha incrementado la venta y el uso de las bicicletas con el desabasto de la gasolina, dice, y expone que han tenido más trabajo. “Parece que la gente se va civilizando más de tener que utilizar la bicicleta en estos tiempos, porque con la gasolina, aparte que está cara, pues el desabasto”, argumenta.

“Yo creo que la bicicleta es la mejor opción a la mano; este vehículo que no gasta gasolina es lo mejor”, asegura el técnico mientras echa aire a una llanta.

“Tenemos ya desde ahora que se empezó a cerrar la avenida Madero, sucesivamente se ha incrementado más el uso de la bicicleta por los plantones”, asevera Ignacio.

Reconoce que algunos fenómenos como los recorridos que se hacen durante la semana han beneficiado el uso de este medio de transporte, “que mucha gente se interese por su salud y que haya crecido más el uso efectivo de la bicicleta”.

Tiene varias ventajas usar una bicicleta, dijo, además de la razón del desabasto de combustible; “te mueves más rápido, te transporta así en menos tiempo; no vas apretado en el camión y no tienes que esperar la combi, es algo satisfactorio además de tener una mejor salud”.

Explicó que las visitas a su negocio han aumentado un 90 por ciento y en ese mismo sentido ha aumentado el trabajo. Algunos entran para preguntar por el costo de alguna y otros más llevan sus viejas bicicletas a reparar.

“Por la falta de gasolina la gente saca del clóset las bicicletas; las tenían todas alzadas, todas arrumbadas y quieren que se las arregle uno rápido, pero lamentablemente no tenemos 10 manos para hacerles todo el trabajo”, expone Ignacio, al señalar la cantidad de trabajo que creció en los últimos días.

Explica que el principal problema que puede tener una bicicleta en su uso regular es que las llantas se ponchan, “pero también empieza a tronar la cadena, truenan las masas por falta de uso y lo que se les hace es su servicio, pues las tenían abandonadas, es lo más conveniente”, concluye.