MORELIA, Mich., 10 de enero de 2020.- Las irregularidades detectadas por la Auditoría Superior de Michoacán (ASM) en la administración de los recursos destinados a la remodelación del Teatro Mariano Matamoros ya prescribieron, y no se puede reclamar ni la reparación del daño causado al erario, afirmó el auditor superior, Miguel Ángel Aguirre.

Ese caso se quedó en el área de auditoría estatal, nunca se turnó a la dirección jurídica y las supuestas observaciones que se hicieron no derivaron en responsabilidades de quien administró los recursos, Cuauhtémoc Cárdenas Batel.

Aunque el vástago de Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano no podrá ser sujeto de sanciones, el recién nombrado Auditor superior dijo que presentará las denuncias ante la Fiscalía Anticorrupción en contra de quien resulte responsable por omisión o negligencia, ya que deliberadamente se dejó prescribir ese asunto desde hace tres años.

Aguirre aseguró que en el caso de los funcionarios del órgano técnico de fiscalización que hasta el 31 de diciembre dependía del Congreso del Estado, no hay fecha de caducidad para el fincamiento de responsabilidades.

Esa inconclusa obra se comenzó a auditar en 2011, ya que no fue concluida para los festejos del bicentenario de la Guerra de Independencia y centenario de la Revolución, como estaba previsto.

Según declaraciones del ex auditor superior, José Luis López Salgado, se hicieron 18 observaciones por la falta de comprobación de 158 millones de pesos e, incluso, llegó a afirmar que el vástago del ex gobernador Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano estaba sujeto a un procedimiento de responsabilidades.

Sin embargo, este viernes, el Auditor superior dio a conocer que eso no ocurrió y ya nada se puede hacer en tribunales.