MORELIA, Mich., 11 de enero de 2019.- Ya pasan de las dos de la tarde, y en el camino que sigue el colectivo de la Ruta Gris número 2 hay algunas gasolineras, todas ellas con largas filas de autos apagados y orillados, numerados y en espera de ser abastecidos. El conductor del colectivo se ve tranquilo.

“Ni modo, pobre gente” dice, como para abrir conversación. Manifiesta que entiende la situación que están viviendo muchos mexicanos. Ante eso él ya tiene una solución: recomienda que a los vehículos se les haga una conversión a gas natural.

El operador de la Ruta Gris manifiesta que solamente un 10 por ciento de los colectivos de esa ruta usa gasolina; el resto ya utiliza gas natural.

Es mucho más barato, asegura, aunque el sistema es caro, ya que puede salir entre 30 mil y 35 mil, pero el litro de gas anda sobre nueve pesos, por lo que en comparación con la gasolina es mucho ahorro.

Mientras conduce y va pidiendo el ‘pasaje’, el operador cuenta que el sistema sí necesitan un poco de gasolina en lo que se calienta, pero el paso al gas natural es inmediato, es un motor que utiliza ambos combustibles. “Muchos dicen que se les amuela el motor,  pero hay combis que trabajan 7 u 8 años con el gas natural y sin problema”, manifiesta, aunque dice es un riesgo porque se les va la garantía si son nuevos los vehículos, asegura.

Prosigue: “ahorita no las están dejando ya trabajar, tienen que irse a hacer una revisión que les hacen por año a los equipos, y camioneta que no tenga su revisión no le cargan gas”. Asevera que en esta revisión sí se checan todas las mangueras, el estado del equipo, si está en mal estado lo cambian, y luego lo verifican y dan la calcomanía de revisión.

El gas natural y gas LP que traen los camiones es lo mismo, dice, aunque no hay revisiones tan seguidas en el LP como con el gas natural, en este último hay revisiones continuas, son federales, no las hace la organización de la Ruta Gris.

En cuanto a la seguridad del equipo y de quienes viajan al interior de un vehículo con gas natural, el operador asegura que estos sistemas traen válvulas, “si pasa algo automáticamente se cierra, trae unos seguros pegados al chasis, también donde nos cargan traen válvulas de emergencia, cualquier cosa se cierran”, explica.

El conductor del colectivo dice que hacen falta más gaseras en la ciudad, ya están abriendo la de San Rafael, “se hacen unas filas muy largas; abriéndo la de San Rafael, se va a despejar mucho”, cuenta.

Las filas para cargar el gas natural se ven largas. “ahí en la de Mantiales está un Oxxo, desde esa tienda hasta subir al gas son como unos 45 minutos, se da uno su tiempo, y en la DG1, una que está allá arriba donde está la entrada a la Lucio cabañas, también se tarda uno lo mismo, unos 40 o 45 minutos”.

Solamente hay dos en Morelia, y la que están construyendo en la San Rafael señala el transportista, quien asegura que estaría mucho mejor que hubiera cuatro en total en la ciudad dos en cada lado, con eso tendrían suficiente.